Tag Archives: técnicas de lance

El lance rodado, por Manuel Iglesias

Manuel Iglesias es el autor de EL LANCE PRÁCTICO EN LA PESCA A MOSCA, único libro de la colección que ha sido reeditado con un poderosos éxito gracias a su enfoque docente. El autor es uno de los primeros españoles en obtener el título de monitor de la EFFA y lleva cerca de 20 años enseñando el arte del lanzado.

El lance rodado
Muchos pescadores de mosca seca, no entienden las razones por las que deben adquirir una buena técnica con el lance rodado, piensan que al fin y al cabo no es un lance que les sirva para presentar una mosca seca con las garantías que lo hace el lance por encima de la cabeza. Y no les faltan razones, el rodado no ha sido un lance usado comúnmente para la pesca con seca, no obstante su práctica puede convertirlo en nuestro mejor aliado si pescamos a seca en espacios reducidos.
El rodado es el principio básico de una familia de lances muy numerosos, usados con moscas ahogas o cañas de dos manos, y por extensión, una especie de lance auxiliar que nos va a servir para cambiar la dirección de lance, sacar línea del agua, o situarla en posiciones imposible de hacer por otros medios.
En el rodado la posición en la que la línea carga la caña es diferente, lo hace formando una gran D que sitúa la línea a la derecha del pescador y la alinea con el aparejo y la caña.
Para que todo salga bien, el movimiento se inicia con la línea bien estirada al frente. La caña se eleva poco a poco hasta situarla a nuestra derecha de forma vertical y ligeramente hacia atrás. La forma de panza que toma la línea es la clave para su lanzado.
El golpe de lance se realiza con un movimiento recto y en aceleración, que comienza en el hombro y brazo, sigue con un gran golpe de muñeca alto y para terminar en una parada firme y alta.
Para que el bucle pueda desarrollarse sin problemas, la dirección del lance debe realizarse ligeramente a la izquierda del lanzador (diestro).
Al igual que con cualquier otro lance, con el rodado podemos usar el brazo complementario para acelerar la línea. Se trata de realizar una tracción simple en un movimiento de aceleración que coincide con el movimiento del brazo lanzador. La amplitud de la tracción debe estar siempre en consonancia con la cantidad de línea manejada.
Tenga cuidado con la dirección que da a su lance rodado. La mayor parte de los fracasos que se producen, se deben a que la dirección dada es descendente, tanto en el movimiento preliminar o de carga, como en el giro de muñeca. Lance al frente.