Tag Archives: hormigas aladas

El Díptero Hormigoso, de Guy Roques

Uno de los libros de pesca leída publicados en A Mosca es NUDOS de VIENTO, subtítulo genérico de Delirios de un Pescador a Mosca II. La originalidad del subtítulo no es otra que la consabida tragedia para un pescador cuando ante una jornada de seca el viento le hace las jugarretas consabidas y le confecciona sin haberlo pedido nudos tan incómodos como imposibles. Con esa misma idea, Guy Roques pretende trasladar al lector todos esos otros nudos de viento que un pescador sufre fuera de la acción de pesca, que sí, que tambien los hay. Son las consabidas contradicciones de la jornada que si bien salvamos con buen humor, no dejan de ser tragedias tan molestas como las que se producen en nuestros bajos de línea.

En esta ocasió traemos uno de los breves relatos de este libro: “El díptero hormigoso”, aparecido en la página 83 del citado libro. Disfrútalo, recomiéndalo, y vívelo si es que no has vivido ya alguna otra situación igual o parecida.

El Díptero Hormigoso

Estaba pescando con el amigo Felipe, un personaje poético que suele animar por el río Cares viviendo en total empatía con la Naturaleza, con las plantas y los animales. A veces llama a las cabras que andan libremente por las empinadas vertientes y ellas salen, esculturales, a contestarle desde los altos pedruscos.

Aquel día Felipe traía un látigo casero hecho de 2 tramos de bambú básico con sus nudos y deformaciones al estilo de las cañas de pescar que yo usaba de niño, cortadas en el carrizal del pueblo. Es cierto que la caña de Felipe tenía un empalme en el centro y una basta empuñadura donde se veía un carrete sencillo con una seda de plástico verdosa. Mientras observaba con que facilidad él lanzaba por el hermoso y verdinegro río, cómo colocaba su mosca quejándose tan solo del peso de aquel aparejo prehistórico, me acordé de algunos mosqueros que no saben entrar a pescar si no tienen el material sofisticado que la última moda consiguió venderles.

Ver a Felipe pescar así me llenó de alegría porque me convenció de que, a pesar de todos los ardides y añagazas de las economías masificadoras siempre quedarán individuos nobles e indomables para conservarle a nuestra especie sus señas de identidad. El conservacionismo también debe aplicarse a la humana condición máxime cuando se asoman amenazas de contaminación, la de los clonos entre otros ejemplos.

Mientras iba lanzando cerca de mí, con una discreción que no estorbaba para nada mi progresión por las bajas y cristalinas aguas, se detuvo un momento a preguntarme si, como de costumbre había puesto mi amiga la hormiga.

 –  ¿Cómo no la voy a poner si no hay eclosiones y en tal caso es el artificial que mejor funciona?

 Entonces Felipe me contestó, con toda naturalidad, totalmente inconsciente del invento verbal que me iba a conmover más que cualquier captura:

 – Yo también puse un díptero hormigoso

 Por su buen conocimiento de la entomología Felipe sabía que la hormiga es un himenóptero pero su artificial también valía para imitar cualquier díptero como la clásica mosca de cocina. Entonces para definirlo necesitaba una formulación especial que expresara la singularidad o novedad de su mosquito.

Díptiros hormigosos en el buche de un reo

Cuando tantos montadores importan de otros países, de otros idiomas, palabras hueras de su sentido inicial como el fa.moso Cul de Canard pronunciado de tal manera que en un primer tiempo nadie sabía lo que era, el sencillo Culo de Pato, o también el Ver de Vase que es el Gusano del Cieno, sobran los ejemplos, cuando cierta jerga impera en el microcosmo de la pesca a mosca, no es malo que los hombres simples o los poetas salgan de vez en cuando a los escenario y en dos palabras, sonriendo, nos enseñen que hay otra verdad más sencilla, que también los nombres se pueden inventar :

Un Díptero Hormigoso 

-¡Enhorabuena Felipe!

——————————————— oOo ———————————————

Si deseas adquirir este libro en ESPAÑA puedes hacerlo en una de nuestras CDV

Si deseas adquirir este libro en ARGENTINA puedes hacerlo en una de nuestras CDV

Si deseas adquirir este libro POR INTERNET puedes hacerlo en este enlace