Tag Archives: facsímil

Un prólogo maestro para un libro clásico de la pesca a mosca

Luis Quesada tuvo el honor de prologar un libro facsímile publicado en 1934, de Louis Carrerè: La trucha con moscas artificiales. El libro se convirtió entonces en la guía de enseñanza de esta técnica de pesca que entonces casi nadie conocía y menos practicaba.

En este prólogo: “Tinta indeleble: ¿crin de caballo o fluoro de carbono?” , Luis Quesada hizo un ejercicio de escritura asíntota entre el material de antaño y las modernas fabricaciones con materiales casi aeroespaciales. Lo contaba el áurea de la sabiduría del viejo pescador, acostumbrado a ver cómo pasa el tiempo y las aguas bajo sus moscas. Desde luego un trabajo de observación y reflexión en el que la conclusión final es que lo único cambiante es el el material, pero el hombre, el ser pescador permanece.

Invito a leerlo. Meditarlo. Repasarlo. llevarlo a la soledad de la pesca o al bullicio de los foros y las mesas de pescadores en las que casi siempre se está de acuerdo en una cosa: tomar un buen vino o cerveza fresca.

¡Pincha sobre la imagen del libro y disfruta del prólogo!

Luis Quesada, pescador narrativo

Luis Quesada es un conocido escritor, articulista y pescador entregado. Colabora habitualmente con Trofeo Pesca en su sección de “Ojo de Pez” y además es autor de libros de pesca, el más famoso de ellos es “¡Se están cebando!” Y como todo escritor enamorado de los libros, también hizo una incursión como editor con “Ríos de Tinta”.

Luis Quesada tiene un blog que le magnifica, cuenta sus anécdotas y habla adiestro y siniestro de aquello que nos interesa a todos los pescadores: los ríos, las gentes,  las truchas, las jornadas de amigos y rivera llenas regocijo para la memoria.

Luis Quesada ha colaborado con este sello de A Mosca en la redacción del prólogo de Las truchas con moscas artificiales, libro facsímil publicado con éxito. Desde luego nadie duda de la calidad narrativa de Luis, pero quizá los años y la vida llena de esperanza por la pesca y las truchas le han llevado a ser un amable observador de la vida. Esto queda reflejado en el prólogo de “Las truchas con mosca artificiales”  y de manera maestra resalta algunos aspectos de los que sin duda todo el que lo haya leído habrá quedado prendado de ellos.

Luis Quesada trata de acercar al pescador actual el salto del tiempo. Refuerza sin duda la idea de que “los tiempos han cambiado que es una barbaridad” como canta el chotis. Pero es precisamente en esto donde se apoya el prologuista para argumentar en su escrito. Porque sí, es cierto que sí, que los materiales han cambiado, que hemos pasado del bambú (aunque no del todo) a las cañas de alto módulo, del caucho de las botas al goretex transpirable, de la seda en la cola de rata, a los sofisticados plásticos elásticos,… Pero sin embargo la esencia de la pesca sigue siendo la misma, y eso, precisamente eso, es lo importante, que un pescador del siglo XIX se haría en apenas  20 minutos con nuestro equipo del XXI y pescaría con nosotros orilla por orilla.

Pero no me atrevo a decir lo que Luis Quesada dice mejor que yo. No me atrevo a que nadie pierda la oportunidad de leer  este prólogo, que ya por él mismo, merece la adquisición del libro.

Les presentamos:

Tinta indeleble: ¿Crin de caballo o fluoro de carbono?

La trucha con moscas artificiales

La trucha con moscas artificiales, de Louis Carrère, es un libro de historia d ela pesca, de cómo nace la pesca moderna de la pesca a mosca a finales del siglo XIX y principios de XX. Quien se crea un vanguardista en la pesca a mosca, necesita darse una vueltecita por este libro facsimil.

A Mosca trae hasta nosotros un libro en formato de fascímil y cuya fecha de publicación en España es de 1943. Louis Carrère es sin duda uno de los pescadores que más ha hecho por la pesca a mosca contemporánea. Sus estudios y enseñanzas han sido la base de muchos pescadores actuales que nos hemos nutrido de sus conocimientos, plasmados en libros y artículos de revistas, para instruir a tantos y tantos mosqueros que hoy día disfrutamos pescando y/o enseñan a hacerlo.

Cubierta de la edición de Sekotia

El libro tiene un alto atractivo nostálgico y ha sido prologado por el no menos famoso Luis Quesada, redacta el prólogo de este facsímil con la maestría del hombre que parece estar ya de vuelta de andar ríos y pescar truchas. Sin embargo, ante Louis Carrère, se quita el sombrero y descubre a los aficionados de la pesca a mosca que, tras la experiencia de este maestro pescador, existe un hombre profundo y paciente consigo mismo para aprender de los errores, mostranándose generoso con los demás a la hora de trasladar sus conocimientos ganados día a día.

Las tuchas con moscas artificiales presenta el pasado de nuestras raíces de afición, antes mucho más romántico que ahora y sin duda con más posibilidades de práctica, pero una vez leído, nos damos cuenta que la esencia de la pesca a mosca ha variado en nada, en cero. La esencia es la gran sabiduría del conocimiento de unas técnicas básicas, del medio donde habita el pez y el pez en cuestión.

Se trata pues, de un completo libro que muestra el origen de la pesca a mosca actual: técnicas, métodos y materiales que cualquier mosquero de todos los tiempos debiera conocer. Si bien es cierto que los materiales de la construción de cañas, colas de ratas, líneas y componentes para montar las moscas han variado, esto no le resta actualidad a este libro de 1934, pues para bien de todos, contiene la base de lo que en pesca a mosca hay que conocer y practicar.

Sin duda un libro que merece la pena para ver, ojear y, por supuesto, leer…