Tag Archives: editorial

Editar desde la humildad o poder elegir en libertad

La aparición de un libro tiene un componente irremediable de dimensión universal. Un libro es siempre un punto de encuentro entre autor y lector, en el que de una manera u otra provoca cierta intimidad que les envuelve a ambos, incluso cuando ambos desconocen esta realidad.

Y a modo de introducción, te ruego que veas este enlace que te servirá de mucho:

La editorial, la parte industrial de la publicaciones de libros, ayuda de forma decidida a provocar esas uniones, que en la mayoría de las ocasiones dejarán impresa en la memoria o el sentimiento del lector algo de quien lo escribió y el lector será como ese “ladrón” de ideas porque las apropiará de alguna forma y pasarán a ser parte de él, de su vida, y muy posiblemente afectará también a su propio estilo de cómo vivir la vida.

Si algo puede satisfacer al editor pequeño, como es nuestro caso, es oír frases como “me gustó aquel libro que sacaste sobre…” A falta de autor, el público te convierte en el “señor” del libro. Nunca podrá sustituir al autor, pero sí lo hará como responsable de que esa obra haya visto la luz y muchos hayan hecho de ella un espacio interior para siempre.

Si algo ha caracterizado mi connivencia con la pesca a mosca, ha sido sin lugar a dudas mi relación con las personas: el conocimiento y la amistad. No puedo dejar de ver que en los años que llevo pescando, primero a lance ligero, y desde hace ya unos 17 a mosca, mi camino se ha prodigado de amigos, y amigos muy buenos. La pesca a mosca, en la gran mayoría de las ocasiones, provoca amigos…

Pero desde que comencé la andadura de la editorial, esa amistad se ha reforzado doblemente, porque la unidad de un sentimiento queda remachada con el hacer profesional de autor y editor.

Es cierto, cuando se edita de forma humilde, no todo es 100% bueno, pero sí puedo asegurar que ninguno de los libros publicados se han hecho sin darle importancia. Se han reconocido errores y se ha tratado de retomarlos para mejorar en el siguiente. Pero en cualquier caso tengo que romper un lanza a favor de los autores, esos seres capaces de transmitir sentimientos o conocimientos a los demás a través de las letras. Pero particularmente a los autores que han ido junto conmigo, construyendo la editorial Sekotia, en concreto ahora la colección A Mosca. Todos han dado un pedazo de su vida, de su sentir, de su esfuerzo, de la valentía que se ha de tener para dejar por escrito el legado de su pensamiento. Todos son buenos y luchadores.

Pero si algo tiene en ventaja la capacidad de editar en pequeños sellos como este de Sekotia, es que da una enorme banda ancha para que el editor y su equipo puedan elegir autores, temas y títulos. Por eso, la relación autor-editor, es siempre más estrecha; es un trabajo de equipo donde ilusión y profesionalidad van cogidas de la mano, porque se come en el mismo plato, con la misma cantidad de sal, esté o no quemando la sopa.

Un pequeño editor salva siempre la libertad de expresión, porque puede elegir qué editar. Sin embargo, las grandes editoriales están supeditadas al mercado, esclavas de las obligadas ventas, o porque sufre presión del Grupo al que pertenece o a las malditas manipulaciones mediáticas. El pequeño sello vive en un delicado equilibrio  que le puede hacer desaparecer de igual forma que apareció un día… Sin ruido y con dolor. Pero la satisfacción de publicar en libertad es siempre envidada por las cabezas de león, porque dirigirse a minorías bien selectas hace que verdaderamente te sientas humano. Con A Mosca nos pasa esto y sus lectores también encuentran en nosotros la cercanía de poder decir lo que les gusta y lo que no les gusta, con aquella cercanía que propicia la buena amistad.. .