Tag Archives: atar

Pescadores, moscas y peces, tres locuras distintas y una sola pasión.

El pasado mes de mayo  de este año de 2010, Manuel Iglesias fue la firma invitada con un artículo que causó sensación entre muchos de los que leen y reciben el Boletín A Mosca. Por su interés literario y de contenido, queremos repetirlo en el Blog de A Mosca. Espero que te guste como a tantos ya le ha sucedido.

Contar historias de moscas, es hablar de éxitos y  fracasos, ilusiones y desilusiones,  mentiras y exageraciones,  colores y  tintadas perfectas,   pelos y plumas milagrosos, de lógica y  locura, y como no, de manos y artesanos que hacen grandes trabajos.

Hace años que monté mi primera mosca y hasta  ayer que até  la última, observo entre ellas poca diferencia. La primera os la podéis imaginar, todos hemos pasado por eso, una masa de hilo y plumas, poco reconocibles como artificial de pesca que sin embargo dio paso a una segunda y luego a muchas más. No se si al conjunto de  todas aquellas  moscas mal montadas  podemos colocarles el cartel de éxito, pero si después, en el tiempo, alguna de las realizadas logró su objetivo, un pez, creo que podemos denominarlas de éxito.

Peor lo tienen quienes comenzaron y no continuaron, no montan, no disfrutan pescando con aquello que los montadores denominamos la continuación de la pesca o  el placer de pescar con tus moscas; si al placer de pescar, le añadimos el de  hacerlo con nuestras moscas,  el placer se duplica. Pero visto desde otro lado, tal vez el error no sea tan grande, posiblemente  el comprar moscas sea  mucho más inteligente que almacenar toda esa cantidad de materiales, a veces,  nunca usados y que por añadidura estorban a quienes viven con nosotros. Y  si a esto le añadimos los esfuerzos de montar, las horas perdidas, los comederos de cabeza (que no son pocos)  y las largas visitas realizadas para sacar modelos de Internet,  creo que montar, más que un éxito, puede ser una pérdida de tiempo. Y entre aquella primera mosca y la última, los peces me han enseñado que apenas hay diferencias.

En este camino, el de las moscas de pesca, uno se topa con toda clase de pescadores, desde los más extremitas, los de la “matadora” que todo lo pesca,  o los que tras muchos trabajos de entomología y usando los materiales más extraordinarios, no aciertan a pescar con ellas. Y en el medio, una serie de maniáticos de  los  colores,  las imitaciones perfectas,  los  horarios o el modelo que el año pasado le dio el éxito. De espaldas a todo esto, nos encontrarnos con  los “desastres” los que ponen lo primero que encuentran, esos que en lugar de moscas llevan  “garrapatas”  en sus cajas y terminan la jornada tan contentos.

Y es que la manía de la moscas peinadas, esas cuyas alas deben igualarse con tal perfección que exigen un calibre electrónico , o aquellas que requieren de un dubbing o  pelo de  origen rarísimo y precio alto, son historias pasadas. Alguien dijo que las truchas no estudian entomología, y yo añado que nunca han consultado un catálogo de productos de pesca.

El prestigio del montador, de sus manos, de esas obras maravillosas que de ellas nacen no se hace ni en uno ni en dos días, se va labrando con su esfuerzo, con sus clientes, y cómo no, con aquellas moscas que pone en manos de unos y otros, buscando sin duda las alabanzas. Y los denominamos artesanos o  maestros,  y ellos consienten. Pero ese orgullo se cura cuando nos enteramos que en Tanzania y  Tailandia,  y sólo son dos ejemplo, montar un ciento de moscas se paga a un euro,  y por supuesto,  las bordan.

De aquella primera a esta última, he vivido éxitos y  fracasos, alegrías y frustraciones, he visto como pescaban las mosca que nunca hubiera montado, como me deshacían modelos que,  olvidados en la caja habían fracasado una y otra vez,  y cómo, cada día que pasa, veo que  más y más moscas abarrotan mis cajas. Y no se dónde estará el límite.

Ahora  pienso que sé  de moscas lo que sabía el primer día,  nada; que lo que  aumentó fue  mi pasión por la pesca  y que pescadores, moscas y peces,  son tres locuras que me llevan a una pasión que veo, a través del tiempo, desde prismas muy diferentes y que solo conducen a una mayor, la pesca a mosca.
——–>
Manuel Iglesias Angulo
EFFA Flycasting Instructor

Francisco Redondo, Señor de las Moscas, Rey del Tormes…

Paco Redondo, maestro montador artesano en la fabricación de todo tipo de moscas, buen pescador, mejor amigo y compañero pero, sobre todo, gran persona. Su lugar favorito de pesca, el emblemático coto del Chorrón en Salamanca.

Francisco Redondo Domínguez, Paco, nace el día 08 de julio de1951 en el pueblo salmantino de Peñaranda de Bracamonte. Fundó y es el Presidente del Club de pesca Mosqueros del Tormes. Pasa a ser autor en la colección A Mosca con un libro sobre el montaje, y que paradójicamente se titula Desmontando Artificiales para la Pesca a Mosca

Comenzó sus andaduras pesqueriles en León, junto al Órbigo, en 1960, con nueve años de edad, concretamente en el municipio de Veguilla de Órbigo. El río Órbigo pasaba a escasos metros de su vida, así que casi no tuvo más remedio que ser pescador, no podía ser de otra forma. Por aquel entonces, el Órbigo, río de los grandes pescadores, albergaba montones de truchas de todos los tamaños, por lo que Paco aprendió a quererlas y a ser un gran enamorado de la “reina de los ríos”.

Al regresar a su tierra natal, le surge un nuevo amor: el río Tormes, su gran río Tormes. Sus cotos, sus truchas, sus primeros pinitos con las moscas, su primera trucha sacada, como él dice, “en mi coto de El Chorrón, y con una de mis moscas, ¡cómo para no recordarlo!”.

Comienza su inquietud por los montajes, prácticamente basado en la observación. Devora libros sobre el tema, en español muy pocos, casi todos en inglés y francés. Finalmente presenta sus moscas a diversos concursos y gana varios premios. Toda su vida gira en torno a la pesca. Sus moscas tienen su personalidad, su sello, su magia, su don.

Su gran ilusión es ver los ríos con más vida que la que tienen, como lo fueron en el pasado. Se pelea desde el Club de Pesca Mosqueros del Tormes y aporta a la causa todo lo que puede y le ha dado la experiencia: publicaciones, colaboraciones, en forma de artículos, libros, exposiciones, conferencias, ponen su vida al servicio de una pasión: la pesca y los pescadores.

XIV Muestra de Gallos de Pluma y Mosca artificial para la pesca

El próximo 13 y 14 de marzo se celebrará en La Vecilla (León)…  la XIV Muestra de Gallos de Pluma y Mosca artificial para la pesca. Sin duda la colección A Mosca se hace eco de esta feria que tanto interesa y repercute en esta afición.

Habrá 22 expositores y numerosos invitados de reconocido prestigio en el arte de montar moscas artificiales y criadores de gallos. El recinto de la feria se ha organizado en el polideportivo municipal y el Ayuntamiento de la localidad ofrece a sus visitantes la afamada sopa de trucha.

Evidentemente el objetivo es la la muestra de un producto único que hace de este pequeño rincón de la montaña leonesa exclusivo; sus gallos y las plumas de estos. Pero nada de esto tendría sentido si los materiales no estuviesen tan aplicados a un arte ya tradicional en la cultura del pescador a mosca, como es la creación de moscas y mosquitos artificiales.

La Cooperativa de La Cándana, compuesta por criadores de gallos, realizarán demostraciones de pelas de gallos y junto a expertos profesionales del montaje de moscas, se realizará una gran exposición de artificiales y sus montajes, donde los visitantes podrán ver y preguntar por los “trucos” de montaje a todos estos maestros montadores. Se podrán adquirir a buen precio los mejores mazos de pluma que dependiendo de la calidad.

Cierra la feria la inevitable muestra de productos de la tierra de la que nadie podrá privarse de catar y llevar a casa algún embutido, cecina, chorizos, morcillas y quesos.

[Completar información]

Luis Villas, maestro montador de moscas artificiales

Luis Villas Tomé es un reconocido montador autor en A Mosca por su título Artificiales en la pesca a mosca, 14 patrones imprescindibles. No es su primera publicación como montador, pero sí su primer “tratado” de cómo se empieza a montar moscas. Lleva años pescando y su experiencia en el río le ha llevado a ser un especialista sobre las artificiales que han de engañar a las truchas.

Luis Villas es logroñés de nacimiento desde 1960. Desde niño acompañaba a su padre a pescar la trucha a ríos de la Cordillera Cantábrica y los Pirineos. A partir de los años 80 empezó a practicar la pesca a mosca.

Durante la última década colaboró intensamente con la revista TROFEO PESCA, y en el año 2004 publicó su primer libro: “Maestros Montadores de Moscas para la Pesca Vol.2”

Es un reconocido montador de moscas y su carrera dentro de este sector le ha convertido en un indiscutible maestro de reconocido prestigio. Montajes propios y mejoras sobre los ya existentes, le sitúan en una posición de solvencia, para tener muy en cuenta sus consejos y pautas en el montaje de artificiales para la pesca a mosca. Su dedicación profesional no le permite todo el tiempo que él quisiera para pescar, pero procura ser asiduo de destinos de pesca en otros países como Alaska, Chile, Finlandia, Irlanda o Austria.

A continuación traemos hasta este espacio una entrevista con el autor del libro, Luis Villas Tomé

¿Desde cuando pescas y desde cuando lo haces a mosca sino lo hiciste desde el principio?

Desde los 5 años, todavía recuerdo cómo me cruzaba los ríos mi padre a sus espaldas… Pesco a mosca desde hace veinticinco años.

¿Cómo llegas al montaje de moscas?

A través de un grupo de amigos que nos reuníamos una vez por semana y donde algunos eruditos de entonces empezaban a montar sus propias imitaciones.

¿Cómo se convierte el montaje de artificiales en tu vida, en un vehículo de relación con la pesca?

El montaje de moscas en poco tiempo pasó de ser una afición a una obsesión. Durante siete años conduje una sección de la revista Trofeo Pesca, dedicada al montaje de moscas artificiales, y siempre he intentado estar al día de los diferentes montajes que se realizan en diferentes países, probando nuevas imitaciones, copiando unas y adaptando otras. En el montaje de moscas artificiales siempre estás en constante evolución. De no ser así, perdería su encanto.

¿Supone alguna responsabilidad personal ser maestro montador?

Más que responsabilidad considero un honor que aficionados de todo el país se interesen por mi estilo de montaje o decidan imitar montajes míos e incluirlos en sus cajas de moscas.

Artificiales en la pesca a mosca. ¿14 montajes imprescindibles? ¿Por qué 14, ni más ni menos?

En ningún momento he pensado en cifra alguna. Simplemente imité los patrones de montaje de las principales especies de moscas para la pesca en sus diferentes estadios, a los que añadiéndoles el efectivo streamer ha dado la cifra de 14.

A menudo los pescadores discuten sobre la eficacia de la mosca, ¿qué debe respetarse por encima de todo a la hora de montar una artificial?

En un principio todo es válido, aunque cuando imitamos insectos o estadios concretos de los mismos, no hay más remedio que acatar los patrones específicos de cada montaje. Los tricópteros tienen sus alas en forma de tejadillo, las efémeras las tienen erguidas, los plecópteros superpuestas y paralelas al cuerpo…

Otro debate: las moscas secretas… ¿de verdad que existen?

Siempre me ha hecho gracia la expresión. Digamos que hay moscas que en determinados momentos funcionan mejor que otras…  Las ninfas de cabeza dorada en su día fueron increíblemente efectivas, pero indudablemente en muchos escenarios de captura y suelta las truchas han aprendido la lección y se han de buscar alternativas más eficaces, cabezas plateadas, rojas, naranjas, negras… Todo está en constante evolución, y si existiera la mosca infalible posiblemente resultaría menos interesante la pesca.

¿La mosca a seca en detrimento de la ninfa, o viceversa?

Siempre me ha resultado más atractiva la pesca a seca, pero sin duda la ninfa es increíblemente eficaz la mayor parte del día. Si se ceban, a seca, si no, a ninfa, y si a pesar de todo no quieren… siempre nos queda el streamer.

Las moscas realistas, ¿pescan o adornan la caja?

En general adornan la caja, aunque hay imitaciones como las de saltamontes realistas de madera de balsa, que además de ser muy atractivas a los ojos del pescador son muy eficaces en ríos o lagos de montaña.

Un consejo (o dos, o más) de montaje a la hora de sentarse frente al torno…

Paciencia, seguir un patrón y buscar equilibrio y armonía en cada montaje

Tu mosca favorita…

Como mosca seca el tricóptero de pelo de ciervo, como emergente el cul de canard, como ninfa la larva de tricóptero de látex. Y como siempre, si no quieren… un streamer siempre “mueve” truchas.

Muchas gracias Luis, ha sido un placer.

Bueno, lo dicho, y gracias.

Artificiales en la pesca a mosca. 14 imprescindibles para empezar a montar

Un libro de iniciación al montaje que acerca al aprendiz a los montajes principales de las diferentes imitaciones que todo montador realizará alguna vez en la vida. El libro está concebido, no tanto como un libro de montaje de moscas, si no como un libro de patrones imprescindibles para montar moscas.

Artificiales en la Pesca a Mosca. 14 moscas imprescindibles, nos encontramos con un trabajo de Luis Villas Tomé, reconocido montador y pescador que abre con este libro un paso acertado en la práctica tarea de enseñar al que no sabe. Por lo tanto no es un libro para montadores con experiencia, si no para todos aquellos que se acercan por primera vez al torno de montaje.

El libro ha sido introducido por mí (Humberto Pérez-Tomé) como director de la colección y prologado por Guy Roques como experimentado pescador y muy buen amigo del autor.

Luis Villas se ha empeñado en explicar paso a paso los montajes en secuencias fotográficas y explicaciones con “trucos” incluidos, aunque para algunos que ya saben parezcan obviedades, pero como digo, no es un libro para personas con conocimientos.

El libro se inicia con una presentación de las herramientas de montaje y un acercamiento sencillo a materiales de montaje básicos. Y para ser un completo libro de iniciación al montaje de artificiales, Luis Villas incluye un capítulo de “Entomología y anatomía de una mosca natural y artificial”, capítulo irrenunciable si queremos explicar lo que tenemos que imitar.

Las artificiales presentadas son las siguientes: ninfa de efémera, emergente de efémera, Subimago e imago de efémera, spent de efémera, larva, ninfa, emergente y adulto de de tricóptero, plecóptero adulto, pupa de quironómido, díptero adulto, hormiga alada, stremer. Y un capítulo añadido de montajes avanzados, pero sólo como acercamiento a ellos.

Para pasarlo bien montando artificiales, recomiendo antes ver len vivo a las de verdad. Este vídeo es una gozada que muestra el tamaño y realidad de las que tenemos que imitar, ¡disfrútalo…!

Francisco López, alias “Lasmoscasdepaco”

Paco López es un pescador entregado a la afición de la pesca, cuyo alias le ha hecho un hueco en este mundo en el que a pesar de las críticas y alabanzas por su labor de montador, todos le reconocen y consultan sobre trucos, montajes y algo de entomología.

Bajo el sombrero de pana, compañero inseparable de sus jornadas de pesca caiga lo que caiga, 35°, chuzos de punta o un sereno avanzado donde ya no queda sol. Pero ninguno de sus compañeros de río no le reconoceríamos sin el gorro verde si llegáramos a cruzarnos con el orilla por orilla.

Pues Paco fue un colaborador inequívoco con esta colección A Mosca, en el primer libro técnico de esta colección Destinos de Pesca a Mosca. Fue responsable de la última sección del libro “Montjes especiales para cotos intensivos y de repoblación sostenida”. La sección se presentó con fichas técnicas de montaje y fueron las siguientes: Royal Coatchman, Pardón, Tricolor, Oliva, Tormentor, Tricoptero en pelo de ciervo, Mosca ahogadaHormiga de ala, Díptero negro, Emergente oliva, Ninfa de liebre  y cabeza dorada, Ninfa de quironómido, Ninfa cabeza dorada con cuerpo de faisán, Ninfa emergente de tricóptero, Wolly Bugger. En total quince montajes que dan una idea de las posibilidades de pesca en escenarios como los presentados en el libro.

Paco es un gran impulsor de “quedadas” en la zona centro, siendo habitual el lugar de destino la Sierra Negra (Guadalajara), a orillas del Sorbe y a partir de julio el Alto Tajo.

También es conocido por su participación y organización de diferentes  “Mesas de Montaje”, así como diferentes movilizaciones como la recuperación del río Bornoba (Guadalajara) y en colaboración con APCR.

En cualquier caso, su blog reza lo siguiente en la cabecera:

De ríos y de truchas. Y de Pesca a Mosca. Y de amigos mosqueros. Aquí se plasmarán todas esas ideas, sensaciones y vivencias de un pescador a mosca y de su grupo de compañeros. Su finalidad es tratar de hacerte comprender cómo la pesca a mosca puede llegar a ser una forma de vida.

Y los que le conocemos sabemos que dice verdad, este mosquero “apasionado” y que reclama que vuelvan al río los “caballeros mosqueros”.