La competición en España y en Francia (I)

Con esta entrada nos gustaría dar un poco de luz al mundo de la competición, ya que es el momento más adecuado para ello y los pescadores que dedican parte de su afición se encuentran en pleno apogeo. Lo haremos de la mano de Guy Roques y su libro Competiciones y Competidores. En esta primera entrada lo haremos con la comeptición en España; la segunda será sobre el sistema francés para que a todos los interesados en este tema nos sirva de comparativa. Si quieres saber más sobre este título puedes verlo AQUÍ.

Acceso a la alta competición en el sistema español

Al comparar las fases de la competición oficial en dos países que bien conozco, como son España y Francia, me he dado cuenta de que hablar de alta competición no equivalía a hablar de la misma cosa según el país considerado. Es decir que todo lo que se va a comentar o escribir sobre la competición puede pecar por falta de información. En España las etapas del acceso a la alta competición son:

1º Campeonato social (en el propio Club o Sociedad).
2º Campeonato provincial. (En la provincia de origen).
3º Campeonato autonómico. (En cada Autonomía o región: León, Asturias, Galicia etc…) En el transcurso de estas etapas se van eliminando competidores según unas normas fijadas por la Federación.
4º Campeonato de España: Participa un porcentaje de competidores calculado en función del número total de licencias federales en cada Autonomía. Los 5 primeros clasificados ascienden al grupo de Alta Competición cuyo número varía alrededor de 20 pescadores.
5º Selectivo para el Mundial: Los competidores de Alta Competición hacen un selectivo al final del que los 5 primeros y también el campeón de España constituyen el equipo nacional para el campeonato del Mundo. Los 5 últimos descienden.

Debilidad del sistema

Los primeros pasos (campeonatos sociales, provinciales y autonómicos) me parecen perfectamente aceptables, pero luego la organización del Campeonato de España, la constitución del Equipo Nacional, y la selección para el Campeonato del Mundo son muy aleatorios porque no se ejerce ningún control sobre la suerte o las injusticias que pueden llegar a apartar de los mundiales excelentes deportistas como lo explica objetivamente Rafael Domínguez en su libro “La Competición en la Pesca a Mosca”. En el capítulo siguiente diré por qué el sistema francés me parece más justo.