La subida del barbo

Ya sabes que Carlos G. del Rey (www.barbosconmosca.com) será el nuevo autor de un libro para la colección  A Mosca:  BARBOS PESCADOS A MOSCA y que nos  ha preparado un interesante artículo para el Blog de A Mosca, aprovechando que este mes comienza la subida para la freza del barbo. Está escrito desde la llamada de atención  y responsabilidad a todos los pescadores sobre el delicado tema de la puesta de los barbos, abogando por el respeto en esta época tan especial para esta especie.

Durante este mes tiene lugar en la mayoría de las aguas de la península un autentico espectáculo de la naturaleza, la freza del barbo.

Con el aumento de las temperaturas y el nivel de las aguas de los ríos, los barbos se ven empujados a remontar los ríos en los que un día nacieron, buscando las aguas mas oxigenadas y fondos de grava en los que hacer su puesta, momento muy crítico en su vida en el que se ven forzados a soportar cada primavera el acoso y masacre en muchos casos de mal llamados “pescadores”.

Existe la fea costumbre en España de perseguir a los barbos en esta época, produciéndose año tras año grandes matanzas en lugares por todos conocidos en los que la masificación a orillas de los ríos nos recuerda más a un centro comercial que a las orillas de un curso fluvial.

Otra actitud un tanto peliaguda, es la que tienen ciertos pescadores con mosca, a los que se nos supone un mayor respeto por el medio ambiente que a pescadores de modalidades más  tradicionales, sus pocas salidas tras los barbos se suelen producir en esta época, en plena subida, momento en el que estos peces son más vulnerables.

En época de freza siempre existen barbos activos en zonas distintas a las de desove, bien en los pantanos o en otras zonas del rio, de nada sirve molestar con nuestras moscas en los lugares de descanso o acumulación de barbos, siempre encontraremos peces en pre o post freza a los que intentar pescar, sin tener que interrumpir este momento tan delicado.

No abogo por una veda férrea ante esta situación , si no mas por el sentido común, todos sabemos cuando los barbos no han de ser molestados, tampoco hablo de “cerrar” todo el rio en época de freza, hay zonas de tránsito en las que los barbos ya han terminado o no han comenzado su desove, es mas la lógica la que nos dicta que lanzar a una pelota de barbos en un palmo de agua no es muy deportivo y la probabilidad de que un barbo nos pique en este momento es muy baja frente a la posibilidad de clavarlos por cualquier sitio, y es que en plena freza, los barbos dejan la alimentación en un segundo plano.

Como el sentido común en ocasiones no tiene mucho protagonismo, las comunidades han de tomar cartas en el asunto y vedar estas zonas de los ríos, tanto las de descanso como las de desove, las masacres que se producen año tras año no pueden continuar.

Empiezan a atisbarse los primeros intentos para proteger al barbo en ciertas comunidades, como por ejemplo en Andalucía en la que se ha impuesto un periodo hábil de pesca desde el 1 de julio al 25 de febrero, eso sí, dejando hábil todo el año en ciertos embalses de todas las provincias.

Esta medida no ha sido muy bien acogida, y en parte con razón, pues se ha vedado masivamente lo que a la postre se solucionaría con vedar unos cientos de metros de rio que sería donde realmente el barbo es vulnerable, el fondo de esta medida creo que es positivo, aunque no las formas, esperemos que se valla limando para posteriores temporadas y otras comunidades comiencen a tomar ejemplo.

En definitiva, desde estas líneas  lo único que pretendo es dar un toque de atención ahora que se acerca la subida en todos nuestros ríos, respetemos a un pez muy nuestro y permitamos que cierre su ciclo biológico para poder seguir disfrutando de su fuerza y nobleza durante muchos años, en ocasiones no sabemos lo que tenemos hasta que se pierde y posiblemente ese sea el único pez en el futuro de muchos mosqueros.