A vueltas con el cormorán

Han llegado al blog unas fotos que no nos resistimos a publicar, porque la batalla sobre cormorán si, cormorán no, es ya tan aburrida como la inoperancia de la Administración para tomar medidas que hagan que el equilibrio entre depredadores y predados exista de forma real.

Desde este blog ya hemos hablado en otra ocasión de esta ave alóctona, al menos en lo que afecta tierra adentro, que se ha hecho un hueco en nuestras cuencas y riberas y que ni tiene depredador natural que lo restrinja, ni una Administración que tome cartas en el asunto.

Muchos defensores del cormorán defienden la coexistencia del cormorán porque, dicen, no es lesivo, que no come tantos peces como se quiere contar y que la culpa la tienen los tramos intensivos que les sirven la comida a domicilio. A Mosca no entrará en esta ocasión en el debate si es culpa de unos o de otros, pero lo que sí es cierto es que las fotos hablan por sí mismas y que los datos de los estudios llevados a cabo dicen que un cormorán devora 5 kilos de pescado diario y hasta 8 ó 10 si tiene una pollada que mantener. Pero las fotos son elocuentes, juzgue el lector por sí mismo.

Carretes para la pesca a mosca

El carrete de pesca con mosca puede ser tan importante como la caña de pescar. En una época, mucha gente pensó que el carrete era sólo un mero almacenamiento de la línea, pero esta parte del equipo ha evolucionado en muchas cosas más y se ha convertido en una pieza imprescindible. El carrete puede marcar la diferencia entre hacerse con el pez o que no llegue jamás a tu mano.

Hoy en día, la mayoría de los carretes de pesca son de aluminio. Cuando se utiliza, el pescador tira de la línea fuera del carrete con una mano, mientras que con la otra sostiene y controla la dirección de la caña. Cuando toca trabajar con efectividad, recogiendo línea o soltando más, según las circunstancias, el pescador no debe estar pendiente de recupera la línea floja en el carrete.

El tipo de carrete que utiliza el pescador en cada situación, dependerá de los peces que está tratando de atrapar o la técnica que desee utilizar. Naturalmente no podemos hacer uso de un carrete de trucha para la pesca de salmón o un barbo, pues la exigencia del freno será indiscutible. También tendrá mucho que ver si se pesca a seca o a ninfa, ya que la potencia a la hora de la clavada en ninfa es más dura que a seca. Y de igual manera debemos plantearnos según el estado del agua: un río crecido o con fuertes corrientes exige un carrete más potente, pues el pez clavado en el anzuelo se ayudará de esas fuerzas extras que el agua le proporciona; asimismo, es todo lo contrario en aguas cortas o calmadas.

Una de las características del carrete de pesca a mosca, independientemente de su potencia, es que debe tener un asa sólida de sujeción a la caña y que sea fácil de manipular. Debemos de plantearnos el equipo siempre en situación extrema, no en el mostrador de la tienda donde lo estamos adquiriendo. Incluso hoy podemos encontrar carretes cuyas bobinas vienen preparadas con doble asa de rebobinar, una en cada extremo para que sea mucho más fácil de agarrar y cerrar. Pero como todo va en gustos.

Todos estamos de acuerdo en que el principal objetivo de un carrete es alojar  la línea de pesca, más el baking. Pero eso ya no es lo único aunque se trate de lo principal. Por ejemplo, el arrastre en un carrete de pesca con mosca crea la presión necesaria y evita que la cola de rata quede demasiado libre y termine quedando floja en el interior con el consiguiente, y mas que seguro, lío en la línea..

También contamos con el carrete de embrague o palanca, donde se puede recoger casi con un  clic en el que por un resorte recuperamos la línea sin descuidar la acción de pesca; incluso podemos utilizarlo como freno suave en la lucha de conseguir traernos hasta nosotros la pieza pescada.

Pero sin duda, los potentes carretes para salmón u otras especies de mar, fuertes y deportivas como ninguna, hacen uso de disco sostenidos con pastillas y que actúan a través de pinzas como si fueran los frenos de un coche. A medida que actúa la presión sobre la palanca, aumentamos el poder de frenada, pero nunca en seco para no partir el bajo, una especie de ABS…

Conclusión: elegir el carrete de pesca a mosca dependerá mucho del tipo de pesca que se vaya a realizar. Si la pesca se prevé de peces grandes, deberá pensar en ese extremo y que tendrá que manejar la fuerza y presión del peso de los peces + la corriente. Por eso tener información del escenario donde vayamos a pescar, también es importante.

Josetxo Martínez y Santiago Llano campeones del III Open de Madrid

En el  Open de Madrid celebrado recientemente han sido campeones el equipo formado por Josetxo Martínez y Santiago Llano. Segundos fueron Pablo Juárez Vinagre y Sebastián Delgado (equipo Fly Creek) y en tercera posición el equipo portugués A Mosca hizo presencia en la entrega de los regalos a los participantes.

La Federación Madrileña de Pesca y Casting organizó con éxito el III Open de Madrid donde algunas de las cañas mejor valoradas compitieron en un Lozoya crecido y aguas relativamente frías. Respecto del año pasado hay que destacar dos puntos muy importantes:

1º se celebró la competición dentro de la normativa vigente y por lo tanto dentro de la temporada iniciada, lo que ha evitado las protestas y desencuentro de esta Federación con diferentes grupos y foros de pescadores conservacionistas que exigían -y con razón- el respeto de la veda hasta el final;

2º La climatología suave de estas fechas en este año ha propiciado mayores capturas y por lo tanto una competición reñida hasta al final.

Precisamente el campeonato ha sido ganado por Josetxo Martínez -autor de EL PESO EN LA PESCA A MOSCA, que se encuentra en pleno auge de ventas- y su compañero Santiago LLano, que se alzaron en el primer puesto cuando en la clasificación del día anterior se encontraban en 5º lugar. Sin embargo, la manga 1ª del domingo arrojó un resultado de 5 + 5 capturas que los impulsó definitivamente en el ranquing de la competición.

De izq. a derch.: Esteban Rodríguez y Mª Angeles Muñoz de la FMPC y los 1º clasificados: Santiago Llano y Josetxo Martínez, autor de EL PESO EN LA PESCA A MOSCA.

De izq. a derch.: Pablo Juárez Vinagre, Esteban Rodríguez y Mª Angeles Muñoz de la FMPC, y Sebastian Delgado, los 2º clasificados del equipo Fly Creek
Los 3º clasificados, el equipo portugués, en el centro Mª Ángeles Muñoz presidenta de la FMPC

Por tercer año consecutivo A Mosca es colaborador del Open Internacional de pesca a mosca de Madrid

La Editorial Sekotia participará una vez más con la entrega de dos magníficos libros a cada uno de los participantes del Open de Madrid como regalo.

Foto cedida por A Mosca, cuyo autor es Jesus Prieto “Chuchi”

Los libros serán los siguientes: La danza de los salmones, de Mercedes Salischas y El Idus de Marzo. 1ª travesía española a la Antartida, de Fernando Rodríguez. El primero de los títulos, como saben todos los seguidores de este blog, pertenece a la colección de A  Mosca en Narrativa de Pesca y es una magnífica fábula sobre el destino al que todos nos debemos cuyos personajes son salmones. En la magnífica introdución de este libro, escrita por José Antonio Suárez, se explica con detalle el camino propio del desarrollo reproductivo de los salmones.

Por otro lado, El Idus de Marzo. 1ª travesía española a la Antartida cuenta con detalle desde el cuaderno de bitácora del autor todos los pormenores del viaje que hicieron en un pequeño velero un grupo de hombres audaces y dispuestos a conquistar ese continente helado. Fernando Rodríguez, biólogo, no deja de aportar multitud de detalles de la población animal por tierra, mar y aire que se encontraron a lo largo de la travesía.

En definitiva dos estupendos libros que a harán las delicias de los competidoresen esta 3ª edición del Open de Madrid