Pesca a mosca en Alaska

Alaska es una tierra llena de maravillas en forma de los lagos, las montañas, arroyos y los ríos. La pesca a mosca en Alaska es una de las experiencias más cautivadoras que cualquier mosquero del mundo tiene en su cartera de destinos posibles, o imposibles, porque soñar es gratis. De hecho, la pesca a mosca en Alaska se ha convertido en una industria de millones de dólares, generados por pescadores de todo el mundo que acuden a pescar  y a gozar de una naturaleza salvaje y un paisaje hermoso y sin igual.

La pesca a mosca en Alaska puede ser una experiencia increíble tanto para mosqueros expertos como principiantes. Este destino, aunque algo remoto para muchos de nosotros, tiene mucho que ofrecer a aquellos que deciden pescar sus aguas. Pero, ¿dónde están los mejores lugares?

Katmai es una reserva natural que incluye un parque nacional casi en estado salvaje de algo más que de 19.000 m2 Existe un acuerdo general sobre Katmai cuya explotación está a favor del turismo y el cuidado de este lugar privilegiado. Este área ha sido designada como zona de pesca como lugar trofeo del deporte en todo el estado de Alaska. Con más de 1.000 millas de arroyos y ríos para la pesca de grandes capturas, como el salmón coho, trucha arco iris y lucios. Está organizado el turismo con numerosos albergues que proporcionará los mejores guías para que las jornadas de pesca sean seguras y viviendo una verdadera aventura en Alaska pescando a mosca.

Muchos de estos albergues en medio de la nada salvaje del campo en Alaska destinados a la pesca a mosca están tan recónditas que sólo se puede llegar hasta ellas en hidroavión o en tren. Uno de los mejores espacios, dentro de Alaska se puede encontrar en el lago Creek, situado al noroeste de Anchorage. En esta cala, hay la posibilidad de pescar algunos salmones y truchas arco iris de magnífico tamaño. Hy que tener en cuenta que, aunque por la localización del albergue quedes aislado de cualquier aspecto civilizado, el paisaje y la experiencia será absolutamente insuperable.

El río Alagnak es otro de los destinos de pesca que un mosquero no debe perderse de Alaska. Este río se encuentra a pocos kilómetros de la bahía de Bristol y proporciona unas grandes mareas de agua por las que gracias a ellas se crían peces maravillosos en tamaño y variedad. El brillante salmón suele quedare en estos entornos durante unos días después de llegar del el océano acostumbrándose a su nuevo ambiente de agua dulce. En cada nueva ola llega una nueva bancada de peces. Estas circunstancias son las que hacen de la desembocadura del río Alagnak un destino de grandes oportunidades para todos, ya que no sólo clavarás uno, sino que tienes asegurado varios peces en cada expedición.

En el río de Kenai de Alaska, existe la posibilidad real de encontrar salmones trofeo y truchas arco iris absolutamente distintas de lo que hayas podido conocer en otros lugares. Se trata de un hermoso río con el acceso fácil siempre y cuando tengas un guía que te dé ese servicio.

Hay un montón de lugares donde se puede encontrar una guía, por lo que a la hora de planificar tu viaje de pesca con mosca a Alaska, asegúrate de hacerlo bien. [Ver enlace de Guías de pesca a mosca]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *