Desmontando artificiales, para ir abriendo boca con Paco Redondo

Uno de los grandes montadores de este país que es España, es sin la menor duda Paco Redondo. Este autor que nos regalará sus conocimientos adquiridos en el montaje de artificiales a lo largo de sus años de historia y a la sombra de varias decenas de miles de moscas montadas. Próximamente publicará un libro titulado Desmontando Artificiales en la Pesca a Mosca. Pero en esta ocasión nos trae un artículo a modo de pequeño botón de muestra de lo que será su libro: las diferentes formas y soluciones para montar nuestras artificiales: técnicas, materiales, aplicaciones,… ¡Toda una verdadera enciclopedia que mostrará a la montador aficionado opciones variadas según sus posibilidades!

Elección y montaje de los cercos en una imitación de mosca seca:  subimago o imago.

Seleccionar fibras para montar unos cercos es sencillo. Bastará con escoger y optar  por un componente o elemento oportuno y apropiado al montaje o imitación que queremos hacer y ponerlo sobre la tija del anzuelo. Estos componentes o elementos que vamos a utilizar pueden ser naturales… (En fibras sueltas asemejando los cercos de un insecto).

… o sintéticos. Como estas fibras de “Microfibetts”.

No siempre les ubicamos como deberíamos hacerlo… y pocas veces tenemos en cuenta que son parte muy importante en la presentación de nuestra artificial.

Veamos cómo pueden colocarse de forma correcta utilizando un pequeño truco que muchos conocemos y casi nunca utilizamos.

…una vez seleccionados los componentes, (en este caso fibras naturales de pluma de gallo) y colocados sobre la tija, efectuaremos con nuestro pulgar, y habiendo pasado el hilo o seda de montaje, por debajo de los cercos en nuestra última vuelta, una ligera presión para separarles. De esta forma tan sencilla lograremos varias cosas:

…Que los cercos, queden abiertos y separados, dándole a nuestra artificial alguna de las condiciones imprescindibles para que resulte totalmente  eficaz.  Igualmente, una buena presentación, incluye que algunas partes de la mosca tengan determinadas proporciones y características. En este caso los cercos. Colocados  en esta perspectiva conseguiremos una mejor seguridad en la posada, y una mayor estabilidad en la navegación. Al tener mayor superficie de apoyo proporcionada por el número de puntos  de contacto que efectúan sus fibras abiertas.

Muchas han sido las ocasiones en que un mosquero me ha enseñado sus montajes con un mechón de fibras a modo de cercos, unidas en forma de pincel. Craso error, ya que por los motivos expuestos anteriormente, su imitación dejará en estos aspectos mucho que desear a la hora de pescar con ella.

Asegúrate una buena jornda gracias a saber hacer nudos de pesca

Cuando se pesca a mosca, atar los nudos bien puede ser lo que marcque la diferencia entre el éxito o el fracaso. Es importante no sólo hacer bien el nudo y empatar la línea correctamente, si no saber  seleccionar el nudo adecuado a cada situación. Malos nudos en nuestro bajo, pueden provocar perder peces y para remate… ¡una gran frustración!

Se ha dicho que la parte más débil del equipo de un pescador con mosca son los nudos. Un pez  en lucha pondrá a prueba todos los eslabones entre él y el pescador. Si uno de estos enlaces es deficiente, la línea se romperá y los peces se perderán. En este artículo dedicamos una serie de consejos universales para que nuestras técnicas y calidad de pesca sean simpre altamente seguras a la hora de posar el bajo sobre el agua y sea resistente en la clavda y lucha con el pez.

1º Antes de apretar el nudo, debemos humedecerlo con saliva o con el agua misma en que se  está pescando.Esto ayudará a que cuando se esté formando el nudo, las líneas deslicen y se asienten con mas seguridad . Pero sobre todo , también disminuye el calor provocado por la torsión de los naylon que puede debilitar el monofilamento por saturación de temperatura, haciendo que el nudo sea quebradizo y menos resistente.

2º Haga los nudos con un tirón constante y continuo. Esto se conoce como el nudo de asientos. Asegúrese de que el nudo esté apretado y seguro. Para comprobar esto, tire de la línea y el naylon para asegurarse de su fortaleza. Es mejor poner a prueba su fuerza antes de emitir en lugar de lamentar pédidas de perces, ninfas o moscas.

3º Para asegurar que el naylon del bajo está bien atado, hay opciones mejores que otras y para esto los más apropiados son el nudo de cirujano o el nudo de barril.

4º Para asegurarnos el tippet a la mosca se puede lograr fácilmente con un nudo Clinch o un bucle de Duncan.

5º Practica los nudos en casa antes de ponerlos a prueba en acción de pesca. Aprender y dominar varios tipos de nudos nos ayudará a salir del paso con varias soluciones posibles para un ,ismo problema, además más de que podremos hacerlos, por ejemplo, con poca luz, situación muy conocido por todos los mosqueros cuando ambicionamos pescar en los serenos.

6º En el libro La Presentación en la Pesca Mosca, de Gary A. Borger, en la segunda parte de éste, el capítulo 6 “El equipo lo estodo” hay una sección titulada “Los siete nudos fundamentales”. Y en El Peso de la Pesca a Mosca, de Josetxo Martínez, también tiene un capítulo con una sección dedicada  a los empalmes que explica con toda claridad cómo debe hacerse esta función paraque los bajos de línea a al cola de rata queden perfectamente empatados.  Que estos libros tan imortantes en las técnicas de pesca a mosca dediquen tanto esfuerzo y espacio a este tema, será or algo mucho más imortante de lo que nostros podemos valorar. Y sobre todo indica la importancia que tienen los nudos en la pesca a mosca.

CONCLUSIÓN: No hay mejor nudo para cualquier situación específica que la elección personal., pero para eso hay qe saber qué nudos posibles hay y cómo hacerlos. Por eso cuando se pesca a mosca se necesita  sabér de nudos pues cada circunstancia dependerá del que se debe usar. Vale la pena invertir tiempo para aprender correctamente.

Carlos González: la perseverancia te hace pescar barbos.

La nueva adquisición como autor de A Mosca es Carlos González del Rey, pescador de barbos casi en exclusiva, desde que a la vuelta de una viaje a Chile, y pescar truchas de las de allí, decidió que solo se dedicaría a pescar adversarios potentes e  intelegentes, como las truchas de allí., y los barbos en España cumplen ambas cualidades.

Con Carlos Gonzalez la colección A Mosca cumple una de sus especativas más importantes: que la colección de no sea en exclusiva de salmónidos, si no que tenga referencia de todas las especies susceptiebles de ser pescadas “a mosca” para dar sentido pleno al nombre de la colección. Después vendrán otros para pescar carpas, lucios,… y también en el mar, todas esas especies tan preciadas y competitivas como son las lubinas, las doradas, etc…

El libro de “Barbos pescados a Mosca” (título provisional) verá la luz a lo largo del año 2012 y posiblemente será el único libro publicado en técnicas de pesca a mosca, al menos en español.

Carlos González del Rey, nació en 1982 en Madrid, aunque pasa su infancia en la provincia de Guadalajara, pescando desde su niñez con diversas técnicas. Pero a principios de los ’90 conoce la pesca con mosca y de manera autodidacta aprende los conceptos básicos. Con una caña americana de fibra de vidrio y moscas confeccionadas a mano comienza a pescar especies tan dispares como truchas, lucios o carpas, pescando su primer barbo con mosca hace más de quince años.

Durante una de sus jornadas de pesca, coincide con un reputado pescador de la época como Luis Antúnez, (hijo) con el que entabla una gran amistad y perfecciona durante varios años su técnica de pesca. Tras un viaje de pesca a la Patagonia Chilena, decide centrarse única y exclusivamente en la pesca de barbos con mosca, modalidad a la que se ha dedicado de pleno los últimos diez años.

Su pasión por los barbos le lleva a convertirse en un investigador incansable de nuevas técnicas y montajes que le ayuden a comprender mejor la pesca del barbo y a superar año tras año nuevos retos que este poco conocido pez le  pone en el camino parasuperarse un año tras otro.

Ha viajado por toda la península en busca de las distintas especies que pueblan nuestras aguas, adquiriendo una rica experiencia en multitud de escenarios y situaciones. Colabora en conocidas revistas de pesca, tanto impresas como virtuales, como Trofeo Pesca o la web Conmosca.com, donde ha publicado artículos relacionados con la pesca de barbos a mosca. también es el creador de la web www.barbosconmosca.com, la única web existente especializada en este tipo de pesca y por lo tanto posiblemente la referncia del mundo barbo y sus circuntancias para todos los amantes de esta especie.

En definitiva, un pescador que pese a su juventud atesora una dilatada experiencia en la pesca con mosca y en la pesca de barbos en particular, con mucho que aportar a esta modalidad actualmente en auge.

Guías de pesca con mosca

La pesca con moscaha crecido en popularidad en los últimos años. Casi es una obsesión para muchos hombres (¡y cada vez más mujeres!) que les llevan a buscar lugares recónditos donde encontrar sensaciones extras en su afición a la pesca. Descubrir y pescar la trucha de tu vida es la verdadera búsqueda de muchos pescadores y un guía es esencial para alcanzar el éxito.

Lógicamente hablamos en el caso de  moverse a un destino desconocido, en el que inviertes tiempo, kilómetros y dinero. Para eso es necesario  encontrar una persona válida que conozca el lugar de pesca, sus costumbres y legalidades, que cubra los aspectos básicos de manutención a lo largo de la jornada y que domine las técnicas más avanzadas para que el cliente pescador salga con éxito y no con la sensación de haber perdiro el dinero inutilmente, es decir: timado.

La pesca con mosca no es un deporte o actividad recreativa complicada, pero si puedes encontrar a un experto que te guíe en el camino sin duda te convertirás en un mejor pescador, aunque sea de “prestado” por lo que te enseña y dirige el guía. La verdad, es que todos, en casa o fuera de ella, echamos manos de un guía que nos muestra dónde está un ramo “secreto” o cómo pescar esa postura del recodo. Tener un guía profesional o un amigo guía no es humillante, todo lo contrario, es terriblemente satisfactorio en muchos aspectos.

Desde el punto de vista profesional, un guía de pesca con mosca suele ser una persona o una empresa que se responsabiliza de todo. Pero también puede ser tu propia capacidad de búsqueda y ambición de “colono”, ya que también hay todo tipo de libros informativos y sitios web en el mercado que puede ayudarte adescubrir lugares y abrirte camino. En la colección A Mosca hay dos libros que muestran en parte algunos posibles destinos de la geografía Española: Destinos de un trotarríos, de Roberto Coll y Destinos de de pesca a mosca, de Humbeto Pérez-Tomé.

Un buen guía para la pesca a mosca es quien te informará acerca de las maniobras y funciciones más básicas: desde cómo elegir una caña de mosca y dónde buscar la mejor captura, hasta dónde alojarse y otros aspectos de interés en el lugar de destino. Un buen guía también debe enseñarte cómo llegar, no sólo al río y pescarlo, si no cómo llegar a tu destino desde el que te desplazarás a pescar. Un buen guía de pesca es el que cuando termina tu tiempo de estancia en aquel lugar remoto, te vas con la sensación de saber al menos lo mismo que él sabía cuando llegaste.

Para confiar a distancia  de un guía (es decir, contratar estos servicios) que se convertirá durante unos días el verdadero soporte de vida, hay que tener en cuenta sus cualificaciones. Por ejemplo: ¿qué tipo de experiencia tienen en las aguas que pescaréis en particular? ¿Cómo está de familiarizado con las costumbres de la zona y sus habitantes? ¿Es capaz de ofrecer consejos y trucos sobre cómo encontrar el deseado y ansioso pez ? ¿Conoce las leyes específicas de pesca del destino y otras leyes del país que puedan influir en tu estilo de vida y tus costumbres? ¿Puede ofrecernos también los servicios de reserva de una cabaña o lodge? …

Estos guías de pesca son muy valiosos cuando se está en un viaje de pesca a mosca, sobre todo lejos de casa. Normalmente  incluyen en el precio la estancia y sus servicios y a menudo saben ciertos matices de la zona que nadie más puede ofrecerte. Lógicamente parece obvio que la decisión final que se debe de tomar  será quien te ofrezca también el lodge. Pero sobre todo, cuando nos desplazamos por turismo, sea pesca o ver pirámides, debemos hacernos esas preguntas y sobre todo perder el miedo a preguntarlo.

Por eso, antes de tomar una decisión final, debes contemplar varias opciones. No siempre son las mejores las más caras; ni tampoco las peores las más baratas. Informarse en los foros de pesca es una buena técnica pues casi todos los pescadores están en alguno y si hay algo que en una ocasión no funcionó como debía en quel lugar que te parecía adecuado, saldrá reflejado en las opiniones. Conocer estos detalles es útil y puede salvarnos de un buen lío si se diera el caso.

Los guías de pesca a mosca puede significar la diferencia entre un viaje, un buen viaje y un viaje inolvidable…

Una presentación tipo… de Gary A. Borges, en la Presentación en la Pesca a Mosca.

Una de los capítulos que más interesan al descubrir el libro de La Presentación en la Pesca a Mosca, de Gary A. Borger, es el número 5 “El Pescador como predador”, cuya presentación es la siguiente:

El pescador a mosca necesita tener una estrategia de presentación, una premisa central de la que deriven las diferentes técnicas propias de la pesca a mosca, una especie de lente que focalice el esfuerzo de pesca. Para mí esa premisa fundamental es la relación predador/presa. Un sólido conocimiento de esta relación me permite integrar y coordinar todas mis técnicas de pesca y darles un sentido, un propósito, moldeándolas en un todo unificado.

La relación predador/presa es más que una serie de conocimientos, es también un patrón de comportamiento. Y contrariamente a la creencia popular, ese patrón de comportamiento no es totalmente instintivo; de hecho, la mayor parte se adquiere mediante el aprendizaje. Por ejemplo, a los leones (o a cualquier otro de los grandes gatos), hay que enseñarles a usar sus instintos aunque los lleven incorporados genéticamente. Un león criado en cautividad no tiene ni idea de cómo capturar o matar una cebra o un antílope, y a menos que sus captores le enseñen estas habilidades, moriría de inanición si fuera liberado de nuevo en la sabana.

Como pescadores a mosca podemos tener nuestros instintos predadores profundamente interiorizados, pero como el león falto de entrenamiento, no tenemos necesariamente que haber desarrollado esas habilidades depredadoras: no las necesitamos en nuestra vida diaria, de modo que no nos hemos molestado en aprenderlas.

A continuación presentamos una de las partes del capítulo que aporta mucho al pescador a mosca, que hace referencia a la estrategia de presentación ante una trucha vista. ¡Qué lo disfrutes!

Una presentación tipo

Supongamos que vas pescando aguas arriba en una corriente de un spring creek del Oeste, y has localizado una trucha común grande que está comiendo en la cola del gran pozo que tienes frente a ti. Lo primero que te pasa por la cabeza es que hay que ponerle la mosca delante tan pronto como sea posible. Sin embargo, nada podría ser peor que ceder a este impulso. Para y espera un poco a que tu corazón, tu presión sanguínea y tu respiración recuperen su ritmo normal. Entonces “lee” el agua y planea tu estrategia. ¿Cómo está alimentándose el pez? ¿Está comiendo ninfas? ¿Emergentes? ¿Secas? Si está comiendo en superficie ¿qué indica la forma de las cebadas? ¿Tienes todo tu equipo preparado? (¿un terminal nuevo sin nudos ni mellas, la línea cuidadosamente arrollada en el carrete, el anzuelo afilado?) ¿Cómo te vas a aproximar a la trucha? ¿Dónde hay que colocar la mosca? ¿Hay corrientes complicadas que exijan algún lance especial? ¿Será necesario hacer correcciones de línea? ¿Dónde están las posturas de refugio a las que es más probable que se dirija el pez? ¿Hacia dónde hay que desplazar la caña para clavar? ¿Cómo puedes usar las corrientes en tu beneficio para cansar a la trucha y mantenerla alejada de los obstáculos? ¿Cómo tienes que actuar para evitar la rotura de tu terminal del 6X?

Después de una observación cuidadosa, determinas que la trucha está comiendo emergentes de la efémera conocida como Little Western Sulphur (Centroptilum spp.). La caña de 9 pies para línea #3 que estás usando será perfecta. Su longitud permite que el lance trasero pase por encima de la vegetación, y ayuda a mantener más línea fuera del contacto con el agua. La rigidez de su talón será esencial para pelear con una trucha de ese tamaño. Empatas cuidadosamente una ninfa flotante montada al estilo paracaídas a un bajo tipo Harvey de 4,5 metros, con un terminal de 1,20 metros del 6X. Sales del agua y das un amplio rodeo abriéndote paso entre la vegetación, para volver a un punto de la orilla cercano al centro del pozo. Te mueves a gatas muy lentamente para colocarte en posición. Todo está planeado y comprobado, ha llegado el momento de lanzar:

Te encuentras en el punto A para lanzar a una trucha común que está a unos 7,5 metros de distancia. Desde esta posición la línea, el bajo y la mosca caen en la misma vena de corriente. La línea no cruza ninguna zona de corriente más rápida, de modo que la mosca no se verá afectada por el dragado. Además, lanzando desde el punto A la mosca llega al pez antes que el bajo y la línea. Presentas la mosca con una Corrección Paracaídas para generar una cantidad de línea floja que puedas controlar. El pez no ve la mosca. Dejas que la mosca derive hasta aguas abajo del pez manteniendo la caña quieta para evitar que la línea le pase por encima, de forma que la corriente desplaza la mosca lateralmente hacia tu lado del río. La caña de 9 pies facilita esta maniobra. Levantas la mosca del agua muy suavemente y vuelves a lanzar.

El Peso en la Pesca a Mosca, de Josetxo Martínez

Un título esperado largamente que verá la luz a finales de febrero de este año. Josetxo Martínez ha logrado integrar en un libro todos los conocimientos adquiridos por la experiencia y el estudio de la pesca a ninfa durante sus largos años de pesca y competición.

Si un libro ha sido esperado, ese ha sido precisamente este libro de Josetxo Martínez. Un libro que se anunció para el mes de junio de 2010 y que por causas ajenas a al autor ha tenido que ir retrasándose hasta hoy. Pero podemos decir que El Peso en la pesca a Mosca es ya una realidad.

La percepción de quien tenga este libro entre sus manos, será de un trabajo concienzudo, científico, repleto de consejos y de sabiduría. Desde luego no se trata de un libro de entretenimiento. Todos sus condimentos, la estructura, el tono literario, los esquemas explicativos, etcétera,  hacen de este libro un verdadero tratado sobre la pesca a ninfa aguas arriba. Sin duda la tesis doctoral de un pescador de altura.

Otra de las características de este libro, es que no trata las técnicas de ninfa en general. Realmente es un concepto  específico de lo que se ha venido a llamar Spanish Nymphing, pues si hay algo que característica este estilo “tan nuestro” -por los pescadores españoles, claro- es que no habla en ningún caso de la pesca aguas abajo, temario que se reserva para un segundo título pues realmente varían tanto las técnicas de aguas arriba a las de agua abajo, que el mismo autor ha rechazado que ambas participen de un mismo título.

Pero hay algo que quiero hacer resaltar como un punto particular de interés: los gráficos. Josetxo se ha empeñado bien, en tiempo y maestría, en trazar unos esquemas hasta ahora únicos (porque los que ya existen en otras publicaciones también son suyos), para que sus explicaciones escritas tengan un celoso reflejo y el lector sea capaz de trazar en su imaginación las enseñanzas aprendidas una vez que se encuentre en acción de pesca. Pero no todo son esquemas fríos y sesudos, también el libro está regalado de imágenes de pesca tremendamente atractivas que el mosquero no puede hacer sino soñar con sus escenarios preferidos o dejarse llevar con la imaginación y lograr con más facilidad una delicada posada de sus ninfas, o sentir la tomada de la clavada de un pez precioso.

Josetxo y la editorial se comprometen con este libro de forma clara con los mosqueros que desean aprender o mejorar sus técnicas de pesca con ninfa. Josetxo lo hace con un texto que le enfrentará al juicio crítico de otros muchos pescadores conocedores de estas técnicas de pesca; la colección A Mosca lo hace con un libro que, debido a la inexistencia de otras publicaciones con textos similares, rompan una lanza a su favor, con el peligro que conlleva siempre ser el primero en algo.

Sólo me resta pedir unas semanas más de paciencia a los que han preguntado y seguido la evolución de la edición de El peso en la Pesca a Mosca, porque su tesón tiene ya su premio.