La trucha en la pesca a mosca. La biología en la trucha común.

Se trata de una obra potente, tratada divulgativamente con fotografías a todo color y un contenido riguroso y científico, pero escrito con el talante de un equipo acostumbrado a explicar las cosas, sencillamente con el afán de enseñar.

La obra está pensada para que los pescadores de truchas conozcan más y mejor el fruto de sus ambiciones: la trucha común. Sin embargo, por la temática, los autores de la obra y el contenido, está también muy indicado para biólogos, ecologistas, estudiosos de ecosistemas, etc. Es decir, librerías especializadas, bibliotecas, laboratorios y/o universidades son susceptibles de la adquisición del título.

Si hay una realidad en la pesca a mosca es que la trucha ha sido
la que inició esta forma de pescar. Lo hizo en una época en la que
el conocimiento previo de la técnica moderna era inexistente y
los originarios pescadores aprendían de su experiencia o de la
de alguien directamente relacionado con ellos. Hoy sucede algo
parecido con el desconocimiento de la especie que se pesca, en
este caso la trucha común. Esta es la razón que justifica la existencia de La trucha en la Pesca a Mosca. La biología de la trucha común.
Consideramos que es necesario saber qué se
pesca para pescar más y mejor, y lo más importante, el alto valor ecológico que significa cada uno de estos individuos de una especie tan cotizada por los pescadores.
La truchas en la pesca a mosca es un libro a medio camino entre el
trabajo riguroso de un equipo dedicado a la investigación y la lectura
divulgativa que toda persona podrá entender, aunque si bien hay
palabras inequívocamente científicas, en el contexto de la lectura lo explica todo. El tono narrativo y las explicaciones son escritas con el afán de clarificar cada una de sus partes para que el lector -sea pescador o interesado-, tenga ideas claras.
La trucha común es una especie querida por todos los pescadores. Es
deseada y cada día más respetada por un gran número de pescadores
de todo el mundo. Sin embargo, su población menguante en algunos
ríos nos hace ser más responsables cuando deseamos disfrutar de
nuestra afición favorita. Ahora, gracias a esta obra, cada vez que usted
obtenga una captura y llegue a su mano, sabrá que cada pieza tiene
un valor de difícil reposición y seguramente lo cuidará como si fuese
algo suyo, devolviéndola con mimo a su medio natural.
Desde la colección A Mosca estamos convencidos de que la concienciación ecológica no será nunca suficiente sin el conocimiento básico que refuerce las razones que nos hace respetar más a la naturaleza.

Los autores son el equipo de investigación biológico de La Estación de Hidrobiología “Encoro do Con” (EHEC) es un centro de la Universidad de Santiago de Compostela, dedicado al estudio de los ecosistemas acuáticos continentales, lo que sin duda avala la obra, sobre todo si tenemos en cuenta que el coordinador de los textos ha sido Fernando Cobo Gradín, director de la estación y con una cantidad bastante significativa de publicaciones en libros y revistas especializadas en España y en el extranjero, lo que pone de sobre relieve que el contenido es de gran calidad.

Contenido de la obra:
• Origen y distribución
• Morfología y fisiología
• Reproducción y desarrollo
• La alimentación y el comportamiento alimentario
• Organización social y territorialidad
• Comportamiento migratorio
• Genética de la trucha común
• Patología de la trucha
• El hábitat de la trucha, presiones y restauración fluvial
• Bases para a la gestión de la pesca recreativa de la trucha

Artículo de análisis en La Tribuna de Guadalajara: el lamentable estado de la gestión de la pesca en Castilla La Mancha.

Si se escupe a la cara del bien común, se escupe al ciudadano.

La gestión de la pesca en Guadalajara o cuando los funcionarios creen que su trabajo es como su cortijo.

El mal de la sociedad no solo depende de los políticos, que desgraciadamente no dejan de dar muestras casi a diario de la corrupción que algunos de ellos acometen traicionando la confianza que los ciudadanos depositamos en ellos, quizá por eso estos tengan más culpa que otros. El mal también puede ser personal, de cada uno de nosotros cuando no cumplimos con nuestra obligación familiar, profesional o social. Y el mal también llega de parte de las instituciones oficiales cuando se pierde el norte de su función pública y se incumplen los dos principales objetivos: dar servicio al ciudadano y propiciar el bien común.

En Castilla La Mancha en general, y en Guadalajara en particular, los aficionados a la pesca llevamos algo más de cuatro años padeciendo ambos males. Los altos cargos técnicos al frente de la Consejería de Medio Ambiente, que en teoría debiera gestionar para bien de los ciudadanos, se han convertido en una administración tecnócrata cuyas leyes y normas de aplicación para beneficio de todos son las de prohibir y obligar.

Solo a modo de introducción les diré que Guadalajara es la provincia del centro de España con más de 2.000 kilómetros de ríos de los cuales la mayoría son susceptibles de practicar la pesca deportiva y de entretenimiento. ¿Alguien podría desaprovechar estos recursos cuya motivación existe y que en tiempos de crisis podrían ser aprovechados como recurso económico de cara a la Administración y al colectivo de la hostelería de la provincia entre otros? Sí, lo hay, y si sigue leyendo este artículo verá que no tiene desperdicio.

Y como no quisiera aburrir al lector con milongas personales, porque soy consciente de que para milongas personales ya tenemos todos las propias, voy a ir directamente al grano y les expondré lo que este equipo de “desfunionarios” han conseguido a lo largo de estos años y que espero no lo consideren un logro personal, porque si hay algo que satisface al buen funcionario de carrera es que los ciudadanos, sí, aquellos que le sostienen con sus impuestos, estén contentos, se sientan protegidos y atendidos por su celo y profesionalidad. Y este, señores míos, les voy a demostrar que no es el caso.

La gestión de la pesca en nuestra comunidad se rige por la Ley de Pesca de Castilla la Mancha, su Reglamento y por la orden anual de vedas. En los últimos años, los técnicos han sido tan restrictivos en la redacción de normas para la práctica de la pesca deportiva como ineficientes para fomentar e impulsar la pesca deportiva a que se refiere el artículo 1º de la Ley de Pesca. Y se viven contradicciones tan absurdas como que Castilla La Mancha sea la única Comunidad de España en la que no se puede pescar el cangrejo señal considerado especie exótica e invasora.

Algunas comunidades autónomas, con el fin de impulsar la pesca en sus regiones, han conseguido ponerse de acuerdo para que los pescadores que lo deseen puedan acceder a una licencia intercomunitaria, de manera que cuando un pescador de Aragón desea pescar en Cataluña no tiene necesidad de duplicar sus esfuerzos ni sus gastos porque están consolidadas entre ellas. Prácticamente todas las comunidades autónomas colindantes con Castilla La Mancha la poseen, en particular Madrid, Aragón, Asturias, Castilla y León, Comunidad Valenciana, Extremadura y Galicia. Pero los castellanos manchegos no, los técnicos medioambientales deciden que no contraviniendo el deseo del ciudadano y el bien común.

Y hablando de licencias, la caída en picado del número de estas en nuestra comunidad en los últimos años han sido de 15.309 en el año 2011 a 9.792 en 2015. ¡Si esto no es un fracaso en la gestión, que venga Dios y lo vea!

Solo quiero citar, a modo de reseña para los que no participan de la pesca, otro aspecto restrictivo, por supuesto a golpe de leyes prohibitivas sobre las aperturas y cierres de la temporada de pesca. Para Guadalajara se recogen 19 excepciones a la norma general. Convirtiendo a nuestra provincia en la más castigada con diferencia. Estas excepciones retrasan el comienzo de la pesca en unos casos o adelantan el cierre en otros. Los pescadores todavía no sabemos qué razones medioambientales irrefutables sostienen tales decisiones.

Otro aspecto que echó para atrás a muchos pescadores, especialmente a los de más edad, es que Guadalajara ha eliminado de raíz la pesca tradicional, es decir, la que permite extraer capturas y llevarlas a casa, tanto en salmónidos como en los ciprínidos. También es la única provincia castellanomanchega –y me atrevo a decir que de toda España excepto Andalucía por razones obvias- que no lo permite. Antes estaban los cotos intensivos pero, recordarán ustedes, que una ley prohibió la echada de truchas arcoíris por considerarlas alóctonas. Luego se corrigió ese error y sí se podían echar, ¡pero… Castilla La Mancha tiene otra Ley que prohíbe trasladar truchas vivas! Con lo cual tampoco se pueden echar truchas al río. ¿Se merecen los ciudadanos tales incongruencias que van en contra del servicio al ciudadano y al bien común?

Pero ya verán ustedes, porque Guadalajara también sale perdiendo respecto a otras provincias trucheras, pues en nuestra Comunidad existe una piscifactoría regional en Uña, Cuenca. En los últimos años no se repuebla con estas truchas los ríos de Guadalajara y sin embargo sí los de Cuenca, siendo como se ha dicho que es regional la piscifactoría.

Alguien podría pensar que es que los funcionarios técnicos que deciden tales aberraciones, es porque no tienen quién le ayude, que nadie les da consejos… Pues va ser que no, porque en el Consejo Provincial de Pesca de Guadalajara no se han tenido en cuenta en los últimos cinco años ninguna propuesta realizada por los representantes de las Sociedades de Pescadores Colaboradoras  y de la Federación de Pesca, que sin duda son los que conocen la realidad del día a día y las circunstancias que afectan al río para bien o para mal. Peo se ve que las direcciones técnicas de la consejería de medio ambiente de Castilla La Mancha, y muy especialmente la de Guadalajara, la soberbia les ciega y les deja sordos.

Ya tiene usted su licencia… Incluso su permiso para pescar determinados cotos. Se desplaza en coche, claro, pero llega y no puede pescar porque en algunas pistas forestales de la zona de la Sierra Norte han prohibido el acceso al río para los pescadores (Galve de Sorbe, La Huerce, Valdepinillos), perjudicando gravemente el ejercicio normal de la pesca. ¡Otra prohibición más! No lo sé, a lo mejor me estoy volviendo loco pero… ¿se puede hacer leyes tan contrarias a las necesidades del ciudadano y al bien común?

Ya saben ustedes que precisamente la deportividad, los eventos competitivos en general, sirven para la promoción del deporte y donde muchos de los aficionados les sirven para disfrutar de su afición, tener cierta relación social y pasarlo bien. Eso ocurre con el fútbol, el motociclismo o el golf… (por poner solo unos ejemplos). Pues en Guadalajara, para realizar los concursos de pesca en los cotos gestionados por la Administración se exige numerosa documentación a la Delegación provincial de la federación de Pesca y a las Sociedades de pescadores de Guadalajara, que no se exige en el resto de provincias de la Comunidad. Esta vez no son prohibiciones, son obligaciones, que para impedir algo tanto monta, monta tanto.

Por último, y haciendo hincapié en el bien común, ¿se dan cuenta ustedes del mal que hace todo esto? Puede algún ingenuo pensar que es un problema que solo afecta al colectivo de pescadores… Sí, también, pero no solo. Los pescadores mueven mucho volumen de negocio para la Administración y también como efectos directos e indirectos en todo lo que le rodea, porque de tras de cada pescador y una jornada de pesca se mueve consumo energético, turístico, comercial en material de equipos de pesca, gastronomía y vida, mucha vida para todos.

¿Quieres adquieir este libro? Haz clic sobre la imagen ;-)
A nuestros técnicos les convendría leer este estupendo libro que desglosa la cómo gestionar la pesca, sus necesidades naturales y lo que una buena gestión pude hacer por los ríos y sus seres vivos, especialmente las truchas.

Y a este mismo respecto, la Unión Europea a través del Comité de Transportes y Turismo de la Comisión Europea apoya e impulsa la pesca recreativa como una forma de realizar actividades turísticas sostenibles para el desarrollo rural y costero. De hecho, el Parlamento europeo está trabajando actualmente en un informe titulado “Papel del turismo relacionado con la diversificación de la pesca” y subraya el papel clave que desempeña el turismo de pesca recreativa en las regiones rurales.

Pero nuestros técnicos, esos técnicos que se preocupan de darnos servicio a los ciudadanos y de nuestro bien común son más listos y saben bien lo que hacen, aunque lo hagan mal… Para esta Comunidad y especialmente para Guadalajara el camino que se recorre el es el contrario que propone la Unión Europea.

 

Mes de marzo, mes de poner al día el equipo

Que sí que toca ir poniendo al día el equipo: las moscas, las cañas, los bajos de líneas, las colas de rata, los permisos de los cotos… Todo meno a ilusión de ir al río aunque vuelvas bolo.. ¡eso es lo de menos!

Esta es la razón de que cuando salgas vayas con el equipo puesto al día y es precisamente MONTAJE DE CAÑAS PARA LA PESCA A MOSCA el libro que te ayudará a poner al día la herramienta más importante de tus jornadas en toda la temporada: las cañas. Roberto Coll hizo uno de los primeros libros dedicados a la construcción de cañas por uno mimo y es la razón de por qué esta publicación es imprescindible para un pescador, porque no solo sirve para construir tu caña, también sirve para ponerla al día y resolver pequeñas averías lógicas en la acción de pesca.

No pensamos en rompernos la cabeza y es tan completa la sinopsis de la publicación que te la voy a fusilar aquí mismo.

A veces queremos una caña con materiales diferentes o de mejor calidad, con acabados distintos a lo habitual, con una personalización exclusiva o con unas prestaciones adecuadas al uso que le vamos a dar. En este espacio es donde entran las cañas montadas artesanalmente.

Esa caña siempre será “nuestra caña”. Habrá sido montada especialmente por nosotros y bajo nuestros requerimientos. No habrá otra igual. Por lo tanto, para el pescador a mosca, se convierte en uno de sus objetivos principales: pescar como quiere, con sus moscas y… su
caña personal.

Montaje de Cañas en la Pesca a Mosca, es un libro práctico sobre el adecuado montaje y tratamiento de las cañas. El pescador no introducido en el tema encontrará pautas y consejos que le serán de gran ayuda a la hora de comenzar con el montaje de su primera caña, para seguir avanzando en este arte y de valor en alza. El pescador-montador experimentado, ampliará los conocimientos con trucos o técnicas de trabajo que posiblemente todavía no conozca.

Y todo esto sin olvidar una cuestión de la que se suele hablar poco en el mundo de la pesca: la reparación de las cañas de mosca; el portacarretes que no ajusta o está roto; la empuñadura que se ha estropeado con el paso del tiempo; o una anilla desgastada por el roce de la línea,… Todos estos defectos tendrán fácil solución.

 

Delirios de un pescador (I y II)

El octogenario pescador Guy Roques escribió estos dos títulos “Diálogos con mi sombrero” y “Nudos de viento”, dos estupendas lecturas que al público en general mosquero llenará de satisfacción, porque lo que el autor francés cuenta en ellos es el pan nuestro de cada día de los que tenemos como afición la pesca a mosca.

Ambos títulos son recopilatorios de relatos, pensamientos y vivencias  que acompaña con fotografías personales de los momentos que cita. Los dos títulos quedan recogidos bajo el título genérico “Delirios de un pescador (I y II) correlativamente.

En Diálogos con mi sombrero abre el alma y confiesa sus dudas, sus anhelos, sus deseos y sus preocupaciones… Todo lo que cuando uno está metido en el río con el agua hasta la cintura, y hacemos cimbrear nuestras cañas sobre la superficie del agua, también nos acosan. Unas veces para hacernos rabiar en silencio y otras para despejar balones de dentro de la cabeza, tan necesario muchas veces. No es un diario de pesca, pero sí una especie de confesionario casual, con el que se desnuda ante el lector y nos convierte en partícipes de su vida.

En definitiva, Diálogos con mi sobrero es como explica en la sinopsis del libro: “Todo pescador reconocerá en sus diálogos un poco de sí mismo, pues en ellos está la base y las dudas razonables que nos hacen ser humanos”.

Nudos de viento es por su parte una pequeña variante. Se trata de todo aquello que en una jornada de pesca, yendo o volviendo, se cruza en nuestro camino y hace que las cosas varíen, normalmente hacia regular, o mal. Ese es el motivo de su título, ya que “nudos de viento” sabemos los pescadores que son y sabemos bien que son incómodos. Pero para los neófitos en la materia explicaremos que los llamados nudos de viento, es cuando el viento nos riza el bajo de línea provocando unos extraños e insufribles nudos.

Pues bien, la lectura de estas páginas nos provocará más de una sonrisa e incluso decir por lo bajini “eso me pasó a mí”, porque los pescadores al final no nos diferenciamos tanto unos de otros, al menos en la acción de pesca, porque todos -técnicas y experiencias aparte-, trabajamos con los mismos mimbres y pasa lo que pasa cuando pasa.

Ambos títulos son lecturas recomendadas, al menos para cuando nos toca el “dique seco” de la veda y nutrimos nuestra ilusión con historias y el intelecto con técnicas nuevas o poniéndolas al día.

Recuerda que puedes adquirirlos en el enlace que te recomendamos sobre los títulos o en la cadena de CDV tiendas físicas o virtuales

 

¿Recuerdas?: La Presentación en la Pesca a Mosca

Hace años que La presentación en la Pesca a Mosca salió publicado, allá por el año 2008 la editorial Sekotia lanzó este título que se trajo de uno de los pescadores más reseñado en el ámbito de la pesca a mosca, o flyfishing si te sientes más internacional: Gary A. Borger. De la magnífica traducción se hizo cargo Aitor Coterón, cuyo esfuerzo y trabajo se refleja con luz propia en la obra.

presentación en la pesca PORTADAS
Adquiere La Presentación en la Pesca a Mosca de forma fácil y directa. Pincha en la foto…

El libro se subtitula La visión más amplia de la pesca con mosca que no puede puede concebir, y aunque largo, no es baladí porque define con precisión lo que este libro es: la verdadera biblia de la pesca a mosca. Los que lo conocen ya saben de lo que hablo; los que están por leerlo que se den prisa porque se están perdiendo una de las joyas más importante de las publicaciones relacionadas con esta afición.

La revista Dánica se apresuró a publicar una de las partes más importantes para los mosqueros en la acción de pesca del libro: El reflejo, una capítulo de la primera parte donde habla de la trucha como depredadora. Un libro de 414 páginas con magníficas ilustraciones y esquemas muy explicativos. Un libro, en definitiva, que cada parte, cada capítulo, es susceptible de otro libro más.

En recuerdo, y agradecimiento a Grupo V y a Manuel Caneda (director de la publicación) he querido traer aquellas páginas memorables.

articulo-danica11articulo-danica12articulo-danica13

La pesca en invierno de las truchas “Cabeza de Acero”

Hay vídeos que su belleza y la ensoñación que nos provoca a los pescadores obligan a compartirlos. Este es uno de ellos, publicado recientemente en Catch Magazine.

La pesca de la trucha “Cabeza de acero” durante el invierno, el que  mejor lo describe es Bill McMillan, pescador y autor de “Dry Line Steelhead” describe el invierno como la más difícil de las estaciones para la búsqueda de este tipo de trucha.
El mero desafío de los elementos malhumorados de la naturaleza, el clima frío como la nieve y la lluvia y la limitada luz durante el día, atrae sólo a los pescadores que buscan experimentar algo más allá de la pesca misma, incluso más allá del clavado de estos magníficos peces.
Las cabeza de acero de invierno evocan una especie de reverencia porque, son extremadamente difíciles de conseguir. Todos los elementos que rodean a sta la trucha se vuelven aún más imposibles cuando se colocan en medio de lo más duro del invierno. Por lo tanto, la preparación, la aventura de sol a sol y la lucha de la búsqueda de esta trucha en condiciones de invierno es lo que trata de explicar en esta T-Motion “Winter Run”.

foto CUBIERTA lance practico en alta 10x12En el vídeo salen magníficos laces Spey y en la publicación EL LANCE PRÁCTICO EN LA PESCA A MOSCA podrás aprender más de él y otros muchos lances más, y si crees que ya lo sabes todo, quizá descubras cómo mejorar lo que ya sabes.
El autor Manuel Iglesias es un maestro lanzador por el han pasado muchas cañas nóveles y otras que desearon aprender más de lo que sabían para aumentar su eficacia en el río

Es tiempo de regalar, y con los libros siempre acertarás.

En efecto, la Navidad es ese tiempo que a todos nos lleva a sentirnos más cerca, especialmente de la familia y los amigos más queridos. Quizá sea ese el motivo que nos mueve a pensar en los demás y querer agradar.

Un regalo bien pensado es síntoma de haber pensado en la persona querida, le has dedicado tiempo y cariño, por eso siempre es agradable regalar.

Los libros son ese objeto de deseo que siempre acierta, ¿por qué…? Porque demuestra que conoces a quién regalas y muestra cómo eres y tu gusto personal. Los libros de pesca a pescadores son un éxito 100% seguro. Por esta razón nos permitirnos servirte de Paje Real para que seas el mejor Rey Mago.

publi-danica-y-feder-diciembre-2016No lo dudes, llama a nuestro colaborador y te servirá los títulos que desees y además (esto es un secreto) dile que te haga alguna oferta que no puedas rechazar. O pincha sobre la imagen y compra directamente y elige tus regalos.

Reportaje de LA COSTA EN LA PESCA A MOSCA

En el mes de septiembre 2016, la prestigiosa revista Dánica especializada en la pesca a mosca, realizó u artículo reportaje sobre la publicación LA COSTA EN LA PESCA A MOSCA, posiblemente el único libro editado dedicado a la pesca a mosca en estos escenarios.

Pero mejor que nosotros lo hace el reportaje, escrito por Luis Guerrero (autor del libro) con fotos de Carmen Encinar y montajes de Nacho Heredero y Luis Guerrero. Las imágenes están en tamaño natural y si deseas leerlo solo tienes que clicar sobre las imágenes.

reportage-danica-costa-a-mosca-portada

reportage-danica-costa-a-mosca-0003reportage-danica-costa-a-mosca-0004reportage-danica-costa-a-mosca-0005reportage-danica-costa-a-mosca-0006 reportage-danica-costa-a-mosca-0007

¿Deseas adquirir un libro de La costa en la pesca a mosca?
Es fácil pincha AQUÍ o llama por teléfono 91 433 7328 y te decimos cómo o dónde hacerlo.

La pesca a ninfa en España o más conocido en otros países ” Spanish nymphing”

La pesca a ninfa española, no es un pesca propiamente de origen español, si no más bien la aplicación particular de técnicas aprendidas e importadas de las competiciones internacionales, donde se reúnen grandes pescadores que investigan y aplican conocimientos propios o ancestrales a formas más concretas  y actuales.

pablo-castro

Pablo Castro, un referente campeón de pesca a mosca español, trabajando la acción de una captura.

España sí tiene un sistema de pesca genuinamente español, que es la mosca ahogada y pescada con buldó (pequeña esfera de plástico que puede cargarse con agua para favorecer el peso de la línea y lanzar a una distancia prudencial), técnica que se realiza con cañas de spinnig. Sin embargo, la pesca a mosca y sus derivados, son una técnica que se usa en España de manera relativamente más moderna. Apenas hace cincuenta años no era una técnica conocida y que sin embargo, hasta nuestros días, ha ido tomando adeptos a gran velocidad.

Pero es evidente que lo que se ha ido consiguiendo en la pesca ninfa y la popularización de ésta es por su validez en acción de pesca y como consecuencia directa de la utilización en competiciones dada su eficacia. Así, de esta manera, a causa de la razón de esa eficacia (que es el objetivo de cualquier competición: alcanzar mayor eficacia para ser más competitivo) se han ido desarrollando diferentes técnicas que veremos a continuación.

Así pues, el competidor actual no usa en realidad una técnica u otra, sino una continua fusión de técnicas que es difícil distinguirse desde fuera, ya sea por las ninfas empleadas, la longitud de bajos, lances, etc. En la competición, como ya hemos dicho, se termina haciendo una pesca de tipo “fusión”, porque la competición de pesca a mosca exige pescar en un tiempo determinado un tramo de río limitado que no ha elegido el pescador, si no la suerte de un sorteo. Es por esto que el competidor tiene que cambiar y adaptar continuamente su técnica en función de la fisonomía del tramo de río que ha de pescar, pues pasa de una poza a una rasera, de aguas someras o a corrientes fuertes, etc. sin tiempo que perder. Un competidor no puede limitarse con la especialización de una sola técnica, tiene que ser bueno en todas, aunque le gusten más unas que otras.

Pero para llegar a la fusión de técnicas, hay que conocer la particularidad de cada una de ellas, y eso vamos hacer.

La pesca al hilo

portadas PESCANDO A NINFA en ALTA
El mejor libro de pesca a ninfa publicado en español es sin duda EL PESO EN LA PESCA A MOSCA de otro gran campeón español: Josetxo Martínez, capitán del equipo nacional durante muchos años.

Esta técnica se basa en la práctica eliminación de la cola de rata. Queda sustituida (o convertida en el backing) por una línea de grueso suficientemente aparente 0,50 Ø  al que iremos añadiendo posteriormente un bajo cónico y anudado a base de tipest hasta dar con el grosor con el que se desea pescar. Naturalmente el lance de esta técnica es pura inercia de acción de la caña, ya que prescindimos del peso que proporciona la cola de rata. Normalmente se usa con ninfas muy poco pesadas, o sin peso y también las denominadas “perdigones” (foto 1), que aportan muy poca resistencia al agua y se hunden con facilidad, de hecho los montajes de estas imitaciones no suelen superar el anzuelo del 16.

Su éxito se basa en dos acciones diferentes: A) la falta de resistencia en el agua por parte del señuelo, que se hunde rápidamente y pesca a la profundidad deseada antes que otra ninfa igual de pequeña, pero con materiales tradicionales y B) al no tener peso de la línea, la tensión de la picada es real en cualquier caso de forma que la ninfa nunca se ve sustraída en su recorrido porque la cola de rata avance más o menos de prisa respecto de la velocidad de las aguas en las que nadan las ninfas, y por lo tanto se gana en la “naturalidad” de la ninfas bajo el agua. Si la tensión de la línea es correcta, cualquier movimiento de las ninfas (toques en el fondo o rebotes de éstas sobre las piedras del lecho del río)  o su posible picada, es inmediatamente detectada por el pescador y por lo tanto la acción de la clavada es instantánea.

Con esta técnica podemos pescar en muchas posturas: lateral, aguas arriba o dejando que caigan a 45 grados barriendo aguas abajo.

Esta técnica de “Al hilo” es tremendamente eficaz pero requiere entrenamiento, ya sea en la forma de lanzar las ninfas, como en conseguir mantener siempre el contacto de la tensión del hilo durante toda su trayectoria.

Pesca a la Polaca

Como su propio nombre indica provine de técnicas de pescadores polacos. La diferencia de la pesca Al Hilo, radica en que a la Polaca se utilizan ninfas más pesadas, colocando una o varias, aunque lo normal es que sean dos en posición de ramal, colocando la más pesada en posición de punta para que sirva de lastre (Foto 2) y hunda con velocidad el aparejo. La que corresponde al ramal, es realmente la ninfa que pesca (Foto 3), una mosca mucho menos pesada que pretende ser la que imita la supuesta comida que se encuentra en el río. Pero atención, la ninfa de lastre puede y de hecho da, también grandes sorpresas.

SANYO DIGITAL CAMERAHay diferencias importantes en las técnicas de uso respecto a la anteriormente mencionada, ya que en este caso sí hacemos uso de la cola de rata, los bajos son más cortos y se pesca de forma lateral, cargando las ninfas en la cabecera de la poza o la corriente y dejando que llegue el aparejo hasta el fondo, luego, manteniendo la tensión del bajo, se la sigue hasta la salida del pozo o la corriente, creando una sensación de bamboleo precipitado por la velocidad del agua y provocando la picada cuando las ninfas comienzan a ascender, concibiendo la ilusión de cara a la trucha que es el ascenso de las ninfas hacia la superficie. Sin duda, el secreto está en la tensión constante con las ninfas.

Realmente se trata de una pesca de corta distancia, quizá entre los 1 y 7 metros, más bien en aguas de corriente fuerte o cuando hay que rastrear el fondo de una poza. Aunque desde luego esto son normas generales, se adapta bien a las circunstancias del pescador y del río.

La pesca con tandem

Es una técnica que exige una cierta habilidad que en ocasiones puede resultar complicada, sobre todo si pretendemos pescar a cierta distancia (más de 10 metros), ya sea por los problemas que pueden provocar los lances al encontrarnos con un peso descompensado en el aparejo (seca/ninfa) y por el deseo de que nuestras imitaciones hagan derivas correctas.

Pero vamos por partes: hay muchos pescadores que se refieren a esto cuando están refiriéndose al uso de dos ninfas, y eso no es correcto. Cuando se hace uso de esta técnica, nos referimos siempre al aparejo compuesto de una mosca seca y una ninfa. Naturalmente pretendemos que el señuelo pescador sea siempre la ninfa, pero no debemos desdeñar la acción de pesca de la seca, aunque su función principal sean dos: actuar de señalizador de picada y mantener la tensión del bajo de línea que sostiene a la ninfa.

En la pesca con Tandem no solo debemos valorar la deriva que se produce de la mosca seca, también hemos de tener en cuenta las corrientes submarinas que en muchas ocasiones no se corresponden a la misma velocidad que tenemos en la superficie. Esto nos va obligar a controlar de forma más asidua el peso de la ninfa, sabiendo de ante mano que en ningún caso puede tratarse de ninfas muy pesadas, si acaso una pequeña cabeza dorada pero sin lastrar.

Respecto a los problemas de lance y que antes he mencionado, debemos de tener en cuenta algunos aspectos para evitar este problema clásico de la descompensación de peso entre seca y ninfa: A) vigilar el lance trasero y que estire correctamente el bajo, para evitar líneas flojas o bucles cruzados. B) Si lanzamos a cierta distancia, es mejor evitar los aparejos con ramales, y convertirlo en un tren de forma que la línea que sujeta la ninfa se ate directamente a la curva del anzuelo, esto evitará nudos molestos en el aparejo o directamente en el puntal de la caña. C) Procurar no montar las secas con el hackle clásico en la perpendicular de la tija del anzuelo, sino en parachute, esto evitará que el bajo se rice y la línea que sujeta la ninfa se convierta en un buen montón de nudos que termine desesperándonos y cambiar todo el bajo y aparejo. D) Evitar en la mayor medida posible lances falsos; tirar y empujar una vez, esa es la cuetión.

La mosca seca que debemos poner debe ser alguna que tenga gran capacidad de flotabilidad como cualquier tricóptero de pelo de ciervo, pero quizá “adornado” con un bastón o penacho de color llamativo como el naranja o blanco, será un buen aliado a la hora de localizar y ver la señal de la ninfa tomada.

A trucha vista

Quizá estemos tratando el punto máximo de la pirámide de la pesca a mosca. Se trata de un ejercicio de habilidad, astucia y agudeza visual. Como su nombre indica, tratamos de localizar visualmente una pieza y pescarla en su lugar mostrándole a la trucha el señuelo en el máximo de delicadeza a la hora de movernos, lanzar, presentar y finalmente saber cuándo clavar. Sin duda una pesca muy valiosa que mide con claridad nuestra calidad de pescadores.

En este tipo de pesca nuestro equipo debe ser exigente y despojado de todas aquellas artimañas que nos ayudan a pescar. Debemos usar bajos muy largos y finos (0,10 al 0,07 Ø) y nada de señalizadotes (si acaso, como mucho, untar el bajo con grasa flotabilizadora para que cuando la trucha coma, notemos cómo la línea “tira” de la superficie del agua, esto cuando son aguas tranquilas o paradas).

SANYO DIGITAL CAMERAComo he dicho, esta técnica reúne las mejores capacidades del pescador. El desplazamiento por el río debe ser en todo momento sigiloso (teniendo en cuenta que las truchas que podamos ver, en la mayoría de las ocasiones, estarán ubicadas en aguas someras y tranquilas) y como es lógico, al alcance de nuestra vista, seguramente no mucho más allá de los 5 metros, con lo que cualquier movimiento pondrá en guardia al pez o lo ahuyentará; estar continuamente atento a la localización de la presa; y hacer un lance suave, presentando la ninfa un metro o casi dos delante de la trucha; y finalmente la clavada, que realizaremos cuando veamos que el pez se ha desplazado y come nuestra artificial.

 Los lances en general no requieren más técnicas, ni tan siquiera otras diferentes, que las misma que usamos con la mosca seca. Lanzaremos una sola ninfa en el aparejo y serán sin lastre, ya que pretendemos que la ninfa trabaje como una emergente que se eleve por la propia fuerza del agua. Los bajos largos, de 3,5 metros y en la punta otros 2 o 1,5 metros más.

Hay quien clasifica a este tipo de pesca, más atractiva que la seca por el reto de superación que supone, y sin duda se trata de un desafío para cualquier pescador.

También hay que tener en cuenta

No he hablado a propósito de los bajos de forma específica en cada una de las técnicas, por una razón: el uso de bajos, aunque existen unas recomendaciones estándar que ayudan a equilibrar los lances, cada competidor ajusta de forma muy variada sus bajos de pesca ante el mismo escenario.

Hay que tener en cuenta que para pescar “Al Hilo” lo hacemos con un bajo largo y con ninfas relativamente ligeras y que poco después deberemos adaptarnos a la situación con un bajo corto si queremos pescar a “La Polaca”. Si tuviésemos que cambiar todo el aparejo cada vez que tenemos que cambiar de técnicas, supondría una pérdida de tiempo que en competición no se puede permitir. Por eso los competidores buscan bajos polivalentes, para a ser utilizados en diferentes técnicas a la vez. Hablar de bajos con medidas fijas, sería llevar a error a cualquier persona que intentara entrar en competición.

SANYO DIGITAL CAMERA

Y respecto a los señalizadores, decir que en competición están prohibidos, pero como reza el dicho: quien hace la Ley, hace la trampa. De hecho la pesca a Tandem no es más que la “trampa” del uso del señalizador, aunque posteriormente se ha ido afinando convirtiéndose en sí misma en una forma de pescar. Pero también es legal y se hace uso de trozos de hilos de colores atados entre sí, marcando una posición sobre el agua de forma que nos pueden mostrar el tirón de la tomada o también la profundidad a la que estamos pescando. Y también hablaremos de el “Muelle” que no es más que un hilo de color cocido en forma de muelle y que una vez enfriado queda con esa forma, respondiendo con suma fiabilidad a cada uno de los movimientos que se suceden al otro extremo de nuestra línea. Además, tanto los “muelles” como los “hilos de colores”, ayudan a tener una visión acertada de la deriva que están teniendo las ninfas bajo el agua.

Conclusión

La pesca a ninfa de competición es una fusión de técnicas que exige del pescador una atención constante en todo su equipo y el entorno a la hora de pescar. Posiblemente no es tan bella como la mosca seca, en eso estamos puestos de acuerdo el 95% de los pescadores, y sin embargo gana adeptos por su eficacia y porque una vez conocida y sabiendo pescar a ninfa, se conoce una nueva y verdadera emoción, y una estética diferente. Además, y sobre todo esto, podrá pescará durante todo el día y en todos los escenarios, alternando la mosca seca con las ninfas, ya que la mosca seca limita en sí misma las posibilidades de pesca.

En la Editorial Sekotia, con su colección A Mosca www.amosca.info, ha conseguido ser el sello de libros en lengua española más especializado en técnicas de pesca a mosca. Tiene en su haber títulos y autores de reconocido prestigio y sobre este tema de la pesca a ninfa, cuenta con El Peso en la Pesca a Mosca un libro con este tema en exclusividad, escrito por uno de los campeones españoles más importantes y mundialistas en varias ocasiones: Josetxo Martínez.

Practicar la pesca a mosca no solo es ir a pescar a mosca

La maravilla de la pesca a mosca consiste en disfrutar de todo: del río, el paisaje, las capturas y la compañía (si la hay). Pero cuando se llega a cierto nivel de técnica, en ocasiones se sufre un bloqueo importante con la frustrante sensación de que vamos para atrás.

En el Chorrón
Nuestro gran amigo Tasio Redondo, gran pescador y mejor persona, con una de las magníficas truchas del coto de “El Chorrón”, en Salamanca (España)

La colección de Pesca A Mosca de libros técnicos ofrece esa ventana de salida que nos sitúa ante ese “Qué hago ahora” que en muchas ocasiones se nos presenta y vivimos la soledad del río, o más bien de nuestra inoperancia. Los libros técnicos de pesca nos ofrecen técnicas, puntos de vista diferente, aspectos que quizá no conoceríamos jamás de no ser que nos lo contara alguien, y qué mejor “contador” que un pescador de experiencia más que suficiente y que además se atreve a contarlo por escrito…

Los libros de pesca nos abren siempre la mente, y también en muchas ocasiones el corazón, aunque suene cursi, pero sí, también el corazón porque leer es esa acción intelectual que penetra en cada uno de esos y deja poso intelectual y el intelecto maduro doblega la torpeza de la razón y agiliza a voluntad.

¿Qué más nos propone un buen libro de pesca a mosca? Nuevas fronteras. Convertirnos en osados pescadores que nos saque de lo de siempre y nos lleve de la mano a practicar otras especies como los barbos, carpas,.. O mejor si cabe, otros escenarios y saltar del las aguas continentales a las costeras.